Flautas rellenas.-

jueves, 27 de marzo de 2014

Flautas


¡Hola amigos!

Estoy tan contenta con esta receta... el pan que me salió de esta masa fue una auténtica delicia para el paladar, y con un olor y sabor exquisitos. No sé si fue "casualidad" por el "error" en las cantidades o.. qué sería, pero salió un pan suave, aromático y muy rico. Ideal para preparar estas ricas "flautas". 

Os explico lo del error... el caso es que para los ingredientes, usé de memoria la receta que hace unos días os puse para la masa de pizzas caseras... (pero dividiendo las cantidades por la mitad) y en el agua, me equivoqué y puse más cantidad, así que después debí ir añadiendo más y más harina hasta que la masa quedó de la consistencia que yo buscaba... y al final, resultó ser un autentico "hallazgo", pues quedó buenísima... 


Bueno, no me enrollo más y os paso las cantidades correctas, así os saldrá una rica masa para unos preciosos panecillos en forma de flauta... o la forma que más os guste... dejad volar vuestra creatividad.


Ingredientes:


Para las flautas:


- 250 gr de harina de fuerza (podéis usar mitad de fuerza y mitad integral)

- 200 ml. de agua tibia
- 14 gr de levadura fresca (la mitad de un cubito)
- 1 cucharada sopera rasa de azúcar moreno
- Una cucharadita de sal y dos cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

Para el relleno:


- Queso rallado (podéis usar queso vegano o algún paté)

- Pimientos del piquillo a tiras
- Tomate a rodajas
- Sal, albahaca seca y chorrito de aceite para el pan.
- Esto de los ingredientes... es orientativo, pues a la hora de preparar un bocadillo casero, cada cual debe usar lo que tengamos a mano en nuestras despensas y frigoríficos.

Preparación:



  • En un cazo pequeño calentamos 100 ml de agua hasta que esté tibia. Lo retiramos del fuego y añadimos: el azúcar, la levadura y unas cucharadas de harina cernida (que habremos apartado de los 250 gr). Mezclamos y tapamos con un film transparente. Dejamos que leude la levadura durante una 1 hora, más o menos, hasta que se forme una espuma, tipo "esponja".
  • A parte, tamizamos en un bol grande la harina de fuerza restante, hacemos un hueco en el centro, ponemos la sal alrededor del volcán y en el hueco añadimos la "esponja", el aceite y el resto del agua tibia. Mezclamos con un tenedor.
  • Veréis que es una masa muy pegajosa, así que poco a poco, mientras amasáis, vamos añadiendo más harina hasta obtener una masa lisa, homogénea y blandita. No os paséis de harina, solo la justa, por favor...
  • La colocamos de nuevo en el bol con harina en el fondo y por encima.
  • Lo tapamos con film transparente y lo metemos en el horno: APAGADO, PERO CON LA LUZ ENCENDIDA. Dejamos que leude durante 2 horas, hasta que haya duplicado o triplicado su volumen.
Espuma


1er leudado


Formar las bases


Formar las flautas


2º leudado

  • Sacamos la masa del horno, le quitamos el aire y hacemos bollitos de unos 90- 100 gr cada uno (a mí me salieron 7).
  • Los extendemos con el rodillo y los enrollamos sobre sí mismos. Los pintamos con aceite de oliva y los dejamos de nuevo leudar, esta vez fuera del horno y tapados con un paño limpio, durante 1 hora más.
  • Una vez leudadas nuestra flautas las pinchamos con un tenedor, para hacerles las marcas que parecerán los agujeros de las flautas; las volvemos a pintar con aceite de oliva y las metemos al horno, que habremos pre-calentado, a 200º C, durante 15 o 20 minutos. Deben quedar blanditas y blanquitas, ojo que no se os quemen.
  • Los rellené, como veis en la foto, con un poco de queso rallado, unas tiras de pimientos del piquillo y rodajitas de tomate... sal y chorrito de aceite, una auténtico festín.
Es un pan súper aromático, la cocina se inundó de olorcillo a panadería y los jugos gástricos se activaron en cuanto salieron del horno... pero no los comáis calientes. Dejad que se enfríen sobre una rejilla.



Una vez fríos, rellenadlos con los ingredientes que más os gusten... y disfrutad en buena compañía y con una cerveza sin alcohol, bien fresquita.


Mousse crudi-vegana de higos y leche de coco.-

miércoles, 26 de marzo de 2014

Rincón de Salud 18.-

Crema o mousse de higos secos con leche de coco.

¡Hola amigos!

Hoy vengo con uno de esos postrecillos que me encanta hacer... rápidos, fáciles y muy naturales, pero que además gusta a grandes y pequeños, por su textura, suavidad y aroma... 

Se trata de una mousse tan sencilla que os sacará de un apuro en un momento, cuando se presente alguien inesperado a comer, o por qué no... cuando queráis sorprender a vuestros hijos con una merienda especial... sin nada de colesterol, grasas saturadas o azúcares añadidos, pues es algo delicioso y 100 % vegetal.

Antes de pasar a la receta, dejadme que os hable un poco de la leche de coco...

La leche de coco tiene una textura espesa y cremosa, parecida a la de un yogur, que combina a la perfección para acompañar batidos o cremas dulces o saladas.

Los beneficios del coco son ciertamente interesantes para personas sanas de todas las edades, especialmente cuando, y esto hay que decirlo bien claro, es consumido de manera ocasional.
Esto es así porque enriquece la dieta con una serie muy interesante de sustancias nutritivas, al ser una fruta muy rica en hierro y potasio, y en definitiva en aquellas sales minerales que participan en la propia mineralización de los huesos, como pueden ser el calcio, el fósforo o el magnesio.
También es interesante su contenido en fibra, lo que confiere al coco propiedades laxantes, ayudando a su vez a reducir y bajar el colesterol alto y a controlar el azúcar en sangre, siendo igualmente ideal para diabéticos.
En lo que se refiere a las distintas vitaminas que posee esta fruta, destaca la vitamina E,  como sabemos, de importante acción antioxidante.
No obstante, el coco es una fruta que no se aconseja para aquellas personas que sufran alguna dolencia cardiovascular al contener una importante cantidad de ácidos grasos saturados, así como a aquellas personas que se encuentren siguiendo una dieta de control de peso, al poseer un elevado valor energético.
Es ideal por ejemplo como postre para los más pequeños, o para personas que se encuentren débiles.
Extraído de: www.natursan.net
Así que ahora vamos con nuestra sencilla y rica receta de hoy...


Higos secos

Ingredientes y preparación:
  • 1 bote de leche de coco biológica (400 ml), 1 taza de higos secos lavados, pizca de canela para decorar.
  • Tenemos los higos hidratándose en la leche durante toda la noche a temperatura ambiente.
  • Al día siguiente lo trituramos todo y servimos en copas o boles individuales. Poner un poco de canela y menta por encima para adornar.
  • Hidratar de un día para otro.
  • Recomiendo meterlo durante, al menos,  1 hora en el frigorífico antes de comerlo.
Crema o mousse de higos con leche de coco.

Ummm... delicioso. Si os parece muy espeso, podéis aligerarlo con más leche o con un chorrito de agua. A mí me gustó espeso, pues tenía más textura de mouse... Además, podéis usar otras leches vegetales como la de soja, avellanas, almendras, avena, o la que más os guste. 

Como es una crema bien espesa sirve perfectamente para rellenar vuestros bizcochos o tartar veganos... o no. Como prefiráis...  o por qué no usarla sobre unas rodajas de fruta como manzana o plátano, por ejemplo... admites tantos usos y posibilidades como os podáis imaginar, así que echadle ganas e imaginación, para probar cosas nuevas.




Paté de berenjenas.-

Paté de berenjenas.


¡Hola amigos!

Anoche cenamos ligero y muy sano... la verdad. Tostadas con paté de berenjenas y una crujiente y jugosa manzana... Una cena, sustanciosa, aunque no lo creáis, rápida y sin complicaciones, pues el paté lo tenía hecho de antemano.

Tomamos un ligero paté de berenjenas con pimientos del piquillo, untado sobre unas deliciosas tostadas de pan dextrinado. Os estaréis preguntando... ¿pero, qué es el pan dextrinado...? Yo tampoco lo sabía, hasta hace poco. Pero es uno de los panes más sanos que podamos encontrar en el mercado... en cuanto a rebanadas de pan tostado se refiere.


El pan dextrinado es un pan tostado sometido a un doble proceso de horneado, gracias al cual se fragmentan los almidones del cereal, obteniéndose un pan más digestivo que el pan convencional.
Además nos aporta los beneficios de las semillas de lino, ricas en lignina y fibras solubles, que ayudan a regular el tránsito intestinal, a la vez que nos proporcionan ácidos grasos poliinsaturados, omega-6 y omega-3, esenciales para nuestro organismo.
Con harina integral enriquecida con ácido fólico. El ácido fólico contribuye a la normal función del sistema inmune, a la normal formación de la sangre y división celular, al normal metabolismo de la homocisteína y al normal crecimiento del tejido materno durante el embarazo. Se recomienda seguir una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable.



Pero ahora vamos con la receta de nuestro riquísimo paté, que también es muy saludable, además está tan bueno que os recomiendo tener siempre en la nevera, pues para hacer bocadillos o un pica- pica rápido viene fenomenal.

Ingredientes:




-  2 berenjenas peladas y asadas
- 2 pimientos del piquillo
- 1 diente de ajo
- Perejil fresco, sal, aceite de oliva virgen extra y zumo de limón.

Preparación:

  • Pelamos las berenjenas, les hacemos unos cottes transversales a la carne y las metemos tal cual en el horno a 180 º C, durante 45 ó 50 minutos, hasta que estén asadas.
  • Las sacamos del horno y las mezclamos en la batidora, hasta obtener un paté homogéneo con: 1 diente de ajo, 2 pimientos del piquillo, sal, perejil fresco o cilantro, aceite de oliva al gusto y unas gotitas de zumo de limón.


Este paté dura en la nevera, bien tapado durante una semana más o menos y os puede servir para cantidad de preparaciones... así que os animo a probarlo. El zumo de limón es para que se conserve más tiempo, pero también lo podéis obviar, si no os gusta el sabor que le da a los platos.





Ensalada de col.-



¡Hola amigos!

Cómo os dije hace unos días... cada vez me está apeteciendo más el comer platos frescos y crujientes, con poca manipulación y, si puede ser sin usar los fogones, mejor; lo asocio a que con la llegada del buen tiempo, las ganas de estar en la cocina son relativas, unos días más y otros menos... por lo que me gusta experimentar sabores y texturas nuevas y me atrevo más con la cocina crudi-vegana, o raw food, como se denomina en inglés.

Este tipo de preparaciones están llenas de vida, sabor, olor y sobre todo vitaminas y nutrientes vivos... que aportan a nuestro organismo la vitalidad y las fuerzas necesarias para afrontar el cambio de estaciones.

Hoy me he decidido a "tunear" una receta súper fácil y deliciosa del libro Cocina cruda creativa de Merçè Passola, toda una experta en cocina cruda con vegetales y frutas que cada día me inspira más...

Así que manos a la obra y que os aproveche... un saludo!!

Ingredientes:

- 172 col verde
- 1/2 col lombarda
- 3 tomates de rama
- 2 ajos prensados
- 2 aguacates
- zumo de un limón, perejil fresco, sal rosa del Himalaya gruesa y 50 ml de aceite de oliva virgen extra.


Qué color más bonito


La combinación de sabores es genial.


Preparación:

  • Pelamos y les quitamos las pepitas a los tomates.
  • Cortamos la col verde y la lombarda muy finas en el robot de cocina o con un cuchillo, con cuidado, debe quedar finita.
  • Pelamos y deshuesamos los aguacates, los cortamos a daditos pequeños.
  • Colocamos en la picadora, el ajo, el perejil, la sal, el limón y el aceite y hacemos un aliño.
  • Mezclamos en un bol grande las dos coles, el aguacate y el aliño. Si lo hacemos con las manos, con amor y delicadeza nos será más fácil que se integren todos los ingredientes.
  • Por último ponemos los dados de tomate y volvemos a mezclar con una cuchara esta vez y más cuidado, para que los tomates no se rompan demasiado.
El zumo de limón va a gustos y la sal también... no os paséis, yo le eché demasiada y salió algo salado, así que ojo con la sal.





Es una ensalada divertida y muy rica para toda la familia, se puede comer con cuchara o tenedor.



Tofu asado con verduras.-







¿Qué tal amigos...?

Esta receta originalmente estaba realizada con pescado, pero como sabéis que me divierte adaptar lo que me gusta a mi cocina vegetariana.. pues aquí la tenéis con tofu. Es sanísima, nutritiva y especial para aquellos que queréis bajar de peso como yo, en este momento, aunque no sé si lo conseguiré.

Ingredientes:

-2 patatas ralladas
- 2 zanahorias ralladas
- 1 cebolla a cuadritos (opcional)
- 2 tomates pelados y a cuadritos
- 1 bloque de tofu de 250 gr.
- Sal, aceite de oliva, perejil fresco y limón (todo esto para macerar el tofu)

Preparación:


Tofu macerado


  • Preparamos todas las verduras y las ponemos por capas echándoles un poquito de sal y aceite a cada capa: primero las patatas, después la cebolla (si la usáis), a continuación la zanahoria y el tomate.
  • Encima colocamos trozos o filetes de tofu macerado, por unas horas, con sal, perejil, limón y aceite de oliva.
  • Echamos un pelín más de sal y un poquito más de limón... al gusto y meter al horno en una fuente tapada don papel de aluminio, que no roce los alimentos, durante 50 minutos a 180º C. 
  • Cuando falten 15 minutos, retirar el papel y subir la temperatura a 200º C, para que se dore el tofu.

Sano, natural, fácil. y muy rico. Me encantó esta combinación.


Muy rico!!

Papa a la huancaína.-

lunes, 24 de marzo de 2014


Papas a la huancaína.


¡Hola amigos!

La verdad, me estoy dando cuenta que esto de poner recetas en un blog... te hace sentir más el paso de una estación a otra, por lo menos en mi caso particular... 

Pues ahora, que ya algunos días comienza a hacer muy buen tiempo, me dan ganas de comer más ligero y fresco... así que me he propuesto hacer platos menos elaborados y más divertidos, con más color, apetecibles y, en definitiva más sanos si cabe... 

Esas son algunas de las características de esta receta... es fresca, sana y muy apetecible. La receta de salsa huancaína que os paso la saqué de unos libritos de cocina preciosos, que me regaló mi amiga Mónica, me los trajo este invierno directos desde Perú y le estoy muy agradecida. 

Es mi propia versión de salsa huancaína, adaptada del chef Gastón Acurio... pues, como siempre, le he puesto mi toque personal... no lleva aceitunas, complemento "infaltable" que acompaña a la huancaína, así que como no me gustan, las omití directamente. 

Además, me tomé otra licencia y usé huevos duros de codorniz, en vez de huevos de  gallina. En fin, por eso es mi versión o, mejor dicho, la visión de la receta que me ha parecido más bonita y rica.

Ingredientes:

Ingredientes.


- 2 patatas grandes hervidas.
- 2 ajís amarillos sin pepitas ni venas.
- 1/2 cebolla
- 1 queso fresco de burgos
- 1 vaso de leche de soja
- 7 galletas tipo crakers
- 6 huevos de codorniz hervidos.
- Sal, 1 cucharadita de aceite de girasol y 1 cucharadita de cúrcuma en polvo.
- Lechuga para acompañar, usé escarola.

Preparación:

Limpiar el ají


Sofreír con la cebolla.


Mezclar todos los ingredientes para hacer la salsa.

  • Hervimos las patatas, con la piel, hasta que estén blandas pero que no se deshagan.
  • Lavé los ajís, les quité las pepitas y las venas interiores. Después los sofreí con 1/2 cebollita de Figueras en un poco de aceite de girasol.
  • Una vez dorados, los escurrí muy bien y los mezclé con el resto de los ingredientes, excepto los huevos y la lechuga.
  • Debe quedar una salsa amarillita (por eso le puse cúrcuma, como me enseño mi amiga, también peruana Graciela) y espesa.

Montar el plato poniendo la lechuga fresca, las rodajas de patata y los huevos y la salsa por encima... si os gusta, adornar con una oliva negra sin hueso. Mi toque especial fue un poco de perejil picadito... ¡Qué ricas!








Tortitas de lentejas.-

Tortitas de lentejas.


¡Hola amigos!

Esta receta la tomé prestada del sitio en Youtube, Cocina al Natural, pues me pareció muy interesante... y la verdad es que no me defraudó, pues es muy sabrosa, jugosa y fácil de hacer... solo hay que tener una precaución... o un punto a tener en cuenta, mejor dicho, acordarse de echar las lentejas a remojar el día antes... pues si no... no os saldrá.

En esta ocasión las presenté con una fresca ensalada y unas patatitas violeta hervidas al vapor... algo sano, poco procesado y delicioso: en el fondo es como aspiro a que llegue a ser mi cocina, algún día.

Ingredientes:

Ingredientes.


- 1 taza de lentejas remojadas durante 24 horas.
- 1 cebolla pequeña.
- 1 diente de ajo, perejil y cilantro frescos.
- 1 huevo y 1/4 de taza de agua.
- Sal, aceite y salsa inglesa (1 cucharadita de cada cosa).

Preparación:

Dejar reposar la masa, 1 hora.

Hacer tortitas.

Dar la vuelta cuando estén doradas.

  • Debemos acordarnos de poner a remojo las lentejas 24 horas antes de hacer la preparación.
  • Escurrir las lentejas del agua de remojo, mezclar con todos los ingredientes y batir hasta obtener una masa más o menos espesa.
  • Dejar reposar el compuesto durante 1 hora, y hacer tortitas del tamaño deseado sobre una sartén caliente con un poco de aceite de oliva.
Buenísimas y muy fáciles de preparar.

Servir calentitas con ensalada, arroz o pasta.... lo que más os guste.



Pane e salame.-

jueves, 20 de marzo de 2014

Pane e salame

¡Hola amigos!


Hoy, 20 de marzo es el Día Mundial sin Carne... y para celebrarlo nada mejor que este pan vegano 100%.

Se celebró por primera vez en 1985 con el fin de educar sobre las bondades de una dieta basada en los vegetales, porque reduce el riesgo de ataques cardíacos, cáncer y otras enfermedades degenerativas y crónicas. 

La nueva investigación avalada por la Escuela de Salud Pública de Harvard (Estados Unidos) indica que consumir diariamente una porción de carne (del tamaño de un mazo de naipes) fue asociado a tener un 13% más de riesgo de morir y hasta un 20% de peligro cuando el consumo diario era de carne procesada. Cuando los investigadores miraron la causa de la muerte, el riesgo se disparaba al 21% para los problemas de corazón y al 16% para el cáncer.






Así, que ahora vamos a la receta... 


Este pan fue una auténtica revelación... la inspiración la saqué de un canal de Youtube que me tiene "loca", pues me encanta: Giallo Zafferano (Amarillo Azafrán). 

Se trata de una receta tradicional italiana llamada Pane e salame, muy descriptiva (por cierto), pues efectivamente es un pan con embutido dentro... podríamos decir que es un bocadillo diferente, divertido y que a los niños les encantará. 

He veganizado la receta y quedó absolutamente deliciosa... os animo a prepararla uno de esos días que tengamos tiempo y ganas de meternos en la cocina... y disfrutar creando algo inusual y rico para los que más amamos...


¡Ummm...!


Esta receta se hace en dos etapas, por lo que hay que tener previsión... antes haremos el fiambre vegano y después la masa del pan y el pan en sí... que tendrá que ir al horno, pero vayamos por partes y no os asustéis, pues es más fácil de lo que aparenta... 

Además, es una idea genial para llevarnos a un pic-nic, al campo, al parque o para la merienda de nuestros hijos. Es sana, natural, sin grasas saturadas de procedencia animal y mucho menos, grasas trans... y muy sugerente. Así, que sin más demora, manos a la masa.


Ingredientes

Ingredientes:


- 1 chorizo vegano, podéis ver la receta aquí.

- 400 gr de harina ecológica de multicereales y semillas (marca Grano Vita)
- 250 ml de agua tibia
- 50 ml de aceite de oliva virgen y un poco más para engrasar el molde y para amasar el pan sobre la encimera.
- 8 gr de sal rosa o sal fina
- 1 cucharadita de azúcar moreno
- 12 gr de levadura fresca
- Semillas de calabaza ecológicas para adornar


Disolver por separado


Amasar con aceite, no añadir más harina



Dejar leudar dos horas



Después del primer leudado

Preparación:


  • El día anterior os recomiendo hacer el chorizo vegano, como os enseñé anteriormente y cuando esté frío guardarlo envuelto en film transparente hasta el día en que vamos a hacer el pan en la nevera. No hacerlo muchos días antes, pues solo dura 5 ó 6 días en el frigorífico.
  • Empezamos a hacer el pan: primero preparamos todos los ingredientes, incluido el chorizo.
  • En un bol grande agregamos la harina, y en dos boles más pequeños dividimos el agua en dos partes: en una colocamos el azúcar y la levadura fresca disuelta, y en otro, el resto de agua, el aceite y la sal. Mezclamos ambas preparaciones hasta disolver completamente.
  • Hacer un hueco en la harina agregar la levadura disuelta y mezclar y después agregar el compuesto de agua, aceite y sal. 
  • Amasar en la encimera rociada con un poco de aceite de oliva.
  • Dejar reposar la masa a temperatura ambiente tapada con un film trasparente en un bol aceitado durante 2 horas.
  • Una vez leudado, desgasificar y estirar un poco la masa en forma de rectángulo del largo del molde donde lo vayamos a meter.
  • Engrasar dicho molde y cubrir el fondo y los laterales con papel vegetal.
  • Esconder el chorizo en el centro de la masa, cerrar y con el pliegue hacia abajo introducir la masa cuidadosamente en el molde.

Esconder nuestro chorizo vegano



Leudar de nuevo



Listo para ser horneado

  • Pintar con agua, aceite o huevo y esparcir las semillas de calabaza por encima. Yo lo pinté con aceite y las semillas, al cocer, se tostaron y se caían... la próxima vez lo pintaré con agua, pues así se quedan adheridas. No lo hice con huevo (como decía la receta original) pues quería que este pan fuera 100% vegano. 
  • Tapar el molde con film transparente o meterlo en una bolsa de plástico especial para alimentos y dejar leudar durante una o dos horas más, hasta que la masa llegue al borde del molde.
  • Precalentar el horno a 180º C e introducir el pan durante unos 40 o 50 minutos hasta que esté cocido por dentro y dorado por fuera.

Qué rico olor!!



Magnífica presencia.



Inmejorable sabor...

Esta receta la hice para divertirme un poco en la cocina... pues me encanta, me relaja y me inspira cocinar!!




Risotto de calabaza.-

martes, 18 de marzo de 2014





¡Hola amigos!

Sabéis, hace mucho... mucho antes de empezar este blog... ya cociné en dos o tres ocasiones este plato, y después, como que quedó en el olvido de las recetas pendientes para escribir.. 

Así, que teniendo en mi despensa calabaza y arroz arbóreo especial para risotto... no tenía escusas y decidía prepararlo para enseñároslo.

Os animo a coger el mandil y entrar conmigo en la cocina... Veréis que maravilla hacemos en tan solo una hora...

Ingredientes:


Ingredientes.


- 1 vaso de arroz arborio o carnaroli (especial para risotto)
- 1 l. de caldo de verduras
- 2 dientes de ajo y 1 cebolla 
- 1 cucharada de margarina de soja, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y sal
- 1 calabaza pequeña
- 1/2 taza de guisantes frescos o congelados
- Hierba buena fresca
- 4 cucharadas de queso parmesano rallado






Preparación:
  • En una cacerola ponemos el aceite, margarina de soja y los dientes de ajo sin pelar y con un gajo al medio y freímos unos minutos para dar sabor al aceite.
  • A continuación, quitamos el ajo, echamos la cebolla y dejamos hasta que esté transparente. Moviendo de vez en cuando.
  • Después ponemos el arroz y movemos para que se mezcle con la cebolla,  un poco.
  • Añadimos el agua, a cucharones y removemos continuamente, también ponemos unas hojas de hierba buena, para aromatizar el plato. Agregar la calabaza a trocitos pequeños, para que se vaya haciendo a la vez que el arroz.
  • La forma de hacer el risotto es la siguiente: cuando el agua de un cucharón, se haya absorbido, echamos otro y así sucesivamente. Hasta completar el litro de caldo, que debe estar en todo momento caliente.
  • Dejamos cocer a fuego lento evitando que se queme y removiendo varias veces, para que el compuesto se ponga cremoso.
  • Antes de que termine la cocción se añade el queso y se deja reposar unos minutos. Tapado con un paño limpio.





Es un plato delicioso, muy aromático y riquísimo... os gustará seguro.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...