Focaccia integral con tomates cherry y cebolla.-

viernes, 21 de agosto de 2015



¡Ciao amici!

Con una aromática y crujiente focaccia en la mesa todo el mundo estará feliz. Es un hecho científico... de verdad, jajaja!!

Aunque sigo de vacaciones no he podido resistirme a compartir esta delicia con todos vosotros; si no sabéis que hacer para la cena de una de estas lindas noches de verano... aquí os dejo esta fácil y rica focaccia para que la compartáis con los que más os quieren y a los que más quereis... Un beso grande y feliz verano (aunque ya casi estamos en la recta final de las vacaciones) a todos!!!!

Esta increíble masa también se puede usar como base para preparar una rica y saludable pizza. Es tan fácil de hacer que nos hemos hecho adictos... a ella. Al menos la hago una o dos veces al mes y podéis ponerle encima lo que os apetezca. Algo interesante es que las hierbas que usemos sean, de preferencia, frescas, pero si no las conseguís, pues ponedles secas, qué este hecho no os pare.


Otro detalle es que si tenéis hijos pequeños a ellos les encanta ensuciarse las manos con harina... así que dadle un bollito pequeño de la masa y que se haga la suya, con los ingredientes que él elija... veréis como no dejan ni las migas... en fin, que una focaccia recién horneada, siempre te pone una sonrisa en la cara y buen sabor en la boca...

Después del último levado
Nota con la cantidad que os doy de ingredientes os salen dos hermosas focaccias, os aconsejo que si queréis hacer solo una uséis la mitad de los ingredientes, pues si no... os pasará como a mí, que me salió una muy gruesa. Estaba muy rica, pero era muy alta, por lo que tuve que cortarla y rellenarla con mozzarella... que ya puestos... tampoco está tan mal, eh?

Ingredientes:

- 300 gr de harina de trigo integral.

- 200 gr de harina de trigo blanca.

- 25 gr de levadura fresca.

- 1 cucharada sopera de azúcar moreno de caña.

- 350 ml de agua a temperatura ambiente.

- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

- 1 cucharadita de sal fina.

Condimentos: 16 a 20 tomates cherry partidos por la mitad, 1 cebolla o 2 si son pequeñas moradas a juliana fina, hilo de aceite de oliva, sal en escamas, albahaca y orégano secos. Pero mucho mejor si podéis conseguirlos frescos.

Antes de ir al horno

Preparación:

  • En un bol grande mezclamos las dos harinas con la sal. Hacemos un hueco en el centro y desmigamos en él la levadura. Vertemos el agua tibia con el aceite y el azúcar integral de caña mezclados. Comenzamos a amasar con una cuchara de madera o con las manos. 
  • Una vez todos los ingredientes estén unidos vemos que tenemos una masa muy blanda. Es el momento de volcarla sobre la encimera espolvoreada con harina y empezar a amasar, ir agregando poco a poco harina (blanca usé yo) hasta obtener una masa homogénea y lisa. Este proceso nos llevará unos 8 o 10 minutos. 
  • Engrasamos levemente la masa y la metemos en el bol tapándolo con film transparente. Lo dejamos en un lugar libre de corrientes de aire hasta que doble su volumen. De una hora y media a dos. Yo como tenía tiempo lo dejé dos horas. 
  • Sacamos la masa del bol y las desgasificamos. Esto es amasarla sobre la encimera levemente enharinada 1 minuto. 

Recién salida del horno
  • Engrasamos un molde rectangular que pueda ir al horno y extendemos la masa sobre el molde. Lo cubrimos con un paño limpio de cocina y dejamos que leude de nuevo otra media hora. Encendemos el horno mientras tanto y lo calentamos a 2oo º C. 
  • Pasada esta media hora, le damos los toques finales: con la punta de los dedos vamos haciéndole los hoyuelos característicos de este tipo de pan. 
  • Entonces, cubrimos la superficie con los tomates cherry haciendo una leve presión y la cebolla en juliana. Espolvoreamos también un poco de sal en escamas. Un hilo de aceite y al horno durante 20 o 25 minutos. Hasta que la focaccia suba y esté dorada. 
  • Un detalle importante también es que para que sea más crocante, al sacarla del horno debemos depositarla sobre una rejilla hasta que se enfríe.




 photo firma_zps424f3bc9.png







Pasta de verano.-

martes, 11 de agosto de 2015



Uy, cuántos días si publicar... es que con el calor y los preparativos del viaje no me daban ganas ni de cocinar... así que hoy hemos almorzado un plato facilón pero lleno de sabor veraniego... espero que estéis pasando un verano genial... yo me voy mañana de vacaciones, pero seguiré publicando algunos días pues tengo varias entradas preparadas, para no dejaros sol@s a los que aún estáis por aquí. 

Esta ensalada se hace en un momento, no da pereza y le ponemos lo que más nos guste y tengamos ese día en la despensa, así que no tendréis problemas para poneros manos a la obra. Y... sabéis que es lo mejor: que se hace con lo que tengamos en la despensa y el frigo... no hay una receta fija. Así la hice yo hoy... pero mañana, quizás puedo hacer otra diferente.

Es ideal para llevar a donde quieras o a donde lo necesites... al trabajo, a la playa, a la montaña, a la piscina, de camping, de pic nic, de excursión... etc.




Ingredientes:

- 250 gr de pasta corta (yo usé unos fusiolloni).

- Verduras de verano: 5 ramitas tiernas de apio (la parte blanca del centro), 2 zanahorias tiernas, 1 pepino pequeño, 1/2 pimiento rojo, un buen puñado de tomates cherry tricolor (rojos, kumato y amarillos), un buen puñado de tomates secos cherry en aceite.

- Aliño: sal, pimienta negra (opcional), orégano seco y aceite de oliva virgen extra.

- Adorno: hojas de perejil y de albahaca fresca.



Preparación:
  • Hervimos la pasta en agua salada durante unos 12 a 14 minutos. 
  • Mientras, lavamos, secamos y cortamos todas nuestras verduras y las vamos poniendo en un bol. Aliñamos la verdura con sal, un toque de pimienta negra molida (es opcional) y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. 
  • Escurrimos la pasta, la refrescamos muy bien bajo el chorro de agua fría. Volvemos a escurrir y la colocamos en otro bol. Agregamos un hilo de aceite y la mezclamos para que no se peque. 
  • Tapamos ambos bols con film transparente y los metemos en la nevera por una hora. 
  • Pasado este tiempo, sacamos ambos bols y mezclamos el contenido de ambos en otro bol más grande. Servimos nuestra aromática y fresca ensalada adornada con hojas de perejil y albahaca frescas.





 photo firma_zps424f3bc9.png







Ratatouille niçoise.-

lunes, 3 de agosto de 2015






El sonido de las chicharras, ocultas entre las hojas de los árboles cercanos, rompía incansablemente el silencio profundo y pesado del tórrido y sofocante verano en la campiña. Al campesino, le caían gruesas gotas de sudor desde la frente, que regaban el campo, como tímidas gotas de lluvia al desplomarse sobre la tierra de labranza bajo el sol de justicia que brillaba, despiadadamente, al rededor del medio día.

Por fin, decidió que ya estaba bien por aquella mañana, aún no eran ni las doce y el sol hacía arder su cuerpo cansado y sudoroso. Al mirar la cesta de mimbre que tenía a un costado comprobó que ya había suficientes hortalizas como para que, su esposa, hiciera ese plato de verduras que tanto le gustaba. Así, que agarró la cesta y se dirigió, entre las matas de berenjenas, hacia la casa solariega.

Al entrar en la cocina, por la puerta de atrás, una bocanada de aire fresco le iluminó la cara al ver que sobre la mesa había dispuesta una jarra llena de refrescante y aromática limonada con hierba buena, la que más le gustaba.

En la cesta traía cebollas, tomates, pimientos, berenjenas, calabacín y un fresco y aromático ramillete de hierbas de la Provenza... ¿qué más se podía pedir o qué impedía que ese día almorzaran una rica y deliciosa ratatouille?


Pilar Cabello, La Olla Vegetariana. 2015.
¿Continuará...?


Por primera vez os muestro mi "vena" literaria... aunque no sé qué os parecerá... me ha gustado y divertido mucho comenzar mi receta de hoy de esta manera, ¿qué os parece, queréis que la historia continúe... o es solo una paparruchada...? jajaja!!





En Castilla- La Mancha pisto, en Cataluña samfaina, en Mallorca tumbet, en Italia caponata... y en Francia ratatouille. Ésta es quizás la versión más conocida, por la famosa película de Disney, y la que aún me faltaba agregar a mi recetario particular... así, que como hace unas semanas mi querida hermana Concha nos deleitó con esta maravilla de plato, me inspiré para hacerla yo también.

Como ya sabéis se trata de un plato de verduras, resultante de saltear o freír en aceite de oliva unas hortalizas que se pueden cocinar todas juntas o por separado, los puristas del plato dicen que deben prepararse por separado y luego cocinarlas todas juntas en su fase final, y eso es lo que yo hice.

Como aromatizador se suelen emplear además diversas mezclas de hierbas como tomillo, romero, albahaca y orégano, entre otras, las llamadas hierbas provenzales, que tanto me gustan.

Además, como muchos platos de verduras en salsa, suele adquirir mejor sabor si se deja reposar algún tiempo y después se recalienta. Por lo que es una comida que la preparamos hoy y la podemos comer mañana o pasado mañana sin problemas, si la conservamos en un recipiente hermético dentro del frigorífico. Y cómo no... el verano es la época del año más adecuada para disfrutar de todos sus sabores y aromas juntos en un solo bocado, cuando las verduras están en su mejor momento.

La ratatouille niçoise, que es la versión que os presento, es típica y originaria de Niza en Francia y, en general, de toda la región de la Provenza, por eso se llama así. Espero que la disfrutéis y vamos ya a ponernos el mandil.

Ingredientes:



- 1 cebolla blanca.

- 3 dientes de ajo.

- 2 pimientos uno verde y otro rojo.

- 3 o 4 tomates en concassé.

- 1 calabacín.

- 1 berenjena.

- Sal, pimienta negra, hierbas provenzales. Todo al gusto. Yo puse un poco de sal, una pizca de pimienta y 1 cucharadita de las de postre de hierbas provenzales. Además, al final también le añadí una cucharadita pequeña de azúcar moreno, para regular la acidez del tomate.

Preparación:
  • Cortamos todas las verduras en brunoise (pequeños trozos cuadrados). 
  • Escaldamos y pelamos los tomates, les retiramos las semillas y los cortamos en cubitos pequeños, esto es en concassé. 
  • Prensamos los ajos con el prensa ajos. 
  • A continuación, en una sartén sofreímos los ajos y las cebollas. Cuando comiencen a transparentar añadimos los pimientos y pochamos todo junto hasta que estén casi tiernos. Agregamos entonces nuestros cubitos de tomate y las especias, además de la sal. 
  • A parte, en otra sartén u olla sofreímos con un poco de aceite las berenjenas y los calabacines. Yo las berenjenas las pelé, pues la piel está muy dura y no me es agradable al paladar. 
  • Cuando estén bien sofritas las verduras (berenjena y calabacín) las añadimos a la sartén con la salsa y dejamos cocer todo junto unos 25 o 3o minutos, hasta que las verduras estén totalmente tiernas y la salsa se vea homogénea. Probamos de sal, rectificamos si es necesario y ya la tenemos... como os dije antes, si la hacéis de un día para otro será mucho mejor. 
  • La decoré con cebollino fresco picadito y la comimos con pan de cereales estilo baguette... parecía que estábamos en la Provenza francesa, vaya... OJALÁ!!






 photo firma_zps424f3bc9.png







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...