Quibebe o kibebe.-

jueves, 26 de noviembre de 2015

El quibebe o kibebe es un plato de origen guaraní, con una textura entre sopa y puré. Es muy sencillo y sabroso, pues se hace a base de calabaza (o zapallo como le dicen en Argentina) y queso. Además, dependiendo del punto que le demos, más o menos espeso... puede servirse como primer plato o como guarnición.



El quibebe tiene sus orígenes en Paraguay y el norte argentino y fue adoptado por los criollos en la época colonial; pues era habitual en las mesas de todo el Río de La Plata en la primera mitad del siglo XIX. 




Yo lo conocí a través del programa Master Chef Argentina, pues una de las concursantes que era de  la provincia de Misiones, Patricia Zacarías, lo preparó. Y me imagino que ahora os estaréis preguntando: "¿Qué hace ésta... viendo un programa argentino?"... Jajaja!, pues tiene su explicación. Me encanta MChef y como mi marido es argentino... este verano pasado, cuando llegábamos del trabajo (antes de las vacaciones), como no había nada interesante en la TV (y por la noche es el único momento del día en la vemos un rato... antes de ir a la cama) pues se nos ocurrió que podíamos ver MChef Argentina... y ahí nos veis a los dos, cada noche, buscando el capítulo correspondiente para echar el rato...



Es una preparación muy sencilla y autóctona, pero que nos ha encantado a ambos, por eso, quiero mostrarlo.

La forma tradicional de hacer el quibebe es parecido a un risotto. Ponemos la calabaza cortada pequeñita en una olla y vamos agregando caldo o agua conforme lo vaya necesitando, aunque yo también vi esta otra forma de hacerlo..., más libre, que me encantó y que tiene una pinta deliciosa... así que me dije: 

"Y si hago una fusión... Total, es mi cocina y nadie se va a enterar... jajaja!!"

Ingredientes:

- 1 calabaza entera mediana... yo usé esta preciosidad que veis en la foto.
1 cebolla grande a cubos pequeños.
- 2 dientes de ajo prensados.
- Caldo de verduras casero, de 2 a 3 tazas. La iremos poniendo poco a poco.
- Queso cremoso y mozzarella rallada.
- Sal, nuez moscada, pimienta blanca molida,  azúcar y aceite de oliva virgen extra. Todo a gusto.
- Harina de maíz la cantidad que se necesite. O bien, en otra versión... la que yo usé, 1 lata grande de maíz dulce.
- Perejil fresco picado para adornar.
- Margarina vegetal (de soja era la mia) y pan rallado para la fuente.




Preparación:
  • Primero pelamos y cortamos la calabaza en cubos pequeños.
  • Por otro lado, debemos tener, en una olla aparte, el caldo de verduras caliente.
  • En otra cacerola salteamos la cebolla  y los ajos con 4 o 5 cucharadas de aceite  Cuando la cebolla esté bien cocida y transparente, agregamos los cubos de calabaza, y vamos cocinando con fuego mínimo. Entonces, vamos agregando poco a poco, mientras removemos, el caldo reservado. Es decir, un cazo de caldo, esperamos que evapore y agregamos otro y así hasta que la calabaza esté bien tierna y se vaya deshaciendo. El puré debe quedar muy rústico, pero si os gusta más suave, solo tenéis que ayudaros con un pisa-papas, de eso que sirven para hacer puré.
  • Cuando logramos la textura deseada, agregamos la harina de maíz (de la amarilla no maicena... que es fécula), si no la consigues, puedes usar polenta aunque no es lo mismo. En cuanto a la cantidad, depende de la textura que nos guste más o menos espesa... puede oscilar entre 1/2 taza o solo 3 cucharadas, quedando así la preparación más liviana.
  • Removemos continuamente hasta que logremos la textura adecuada. Si te quieres evitar todo este "rollo" de la harina, solo tienes que hacer como hice yo y que queda fenomenal... usar una lata grande de maíz dulce escurrido y mezclar con el puré y asunto resuelto.
  • Ahora podemos agregar la mozzarella rallada, remover y tapar la olla hasta que se funda, unos 10 minutos... o como yo hice, porque me encantó la idea, que fue: agregar mozzarella rallada y mezclar, verter el quibebe en una fuente para horno untada con margarina y espolvoreada con pan rallado, poner más queso mozzarella por encima y llevar a gratinar unos 5 o 6 minutos hasta que esté doradito. ¡Mmm... perfecto para la cena! Aunque con esta cantidad tuve para tres días... pero no nos importó, pues realmente está delicioso y con el paso de los días se pone más rico.




 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Guiso otoñal de azukis con calabaza.-

lunes, 23 de noviembre de 2015





Hace tiempo mirando una web que me gusta mucho vi este rico y apetecible guiso, así que me dio por prepararlo y el resultado, aquí lo veis, bien sabroso e ideal para esta época, os animo a probarlo. Ya he cocinado y hablado otras veces de la alubia azuki, y he contado sus bondades nutricionales, así que si tenéis curiosidad os animo a leer en mis otras entradas.

La azuki es una alubia muy fina y que necesita una cocción más suave y corta que otras alubias, una vez las hemos tenido remojando toda la noche. Es el único paso que no debes olvidar antes de ponerte a preparar este rico guiso otoñal, pues el resto de ingredientes los tienes en casa seguro.



Ingredientes:

- 250 gr de azukis remojadas toda la noche.
- 300 gr de calabaza a cubos.
- 1 cebolla, 4 dientes de ajo, sal y aceite de oliva.
- 1 pastilla de caldo vegetal biológico.
- Pimentón de la Vera y comino molido (1/2 cucharadita de cada uno).



Preparación:
  • Remojamos las azukis en agua fría toda la noche. Al día siguiente las escurrimos y las ponemos cubiertas de agua en una olla con 1 pastilla de caldo vegetal. Las hervimos hasta que estén blandas, tardarán como 1 hora.
  • Mientras, picamos la cebolla y los ajos y los sofreímos en una sartén. Cuando estén transparentes agregamos la calabaza a cubos junto con las especias y la sal. Damos un par de vueltas y agregamos un poco de agua para que la calabaza se haga prácticamente al vapor. Tapamos la sartén y esperamos a que la calabaza esté hecha. Removemos de vez en cuando.
  • Una vez las azukis estén blandas vertemos la calabaza y hervimos todo junto 5 minutos para que los sabores se integren. Rectificamos de sal y dejamos reposar el guiso unos minutos antes de servir. 


 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Nidos de seitán con verduras.-

jueves, 19 de noviembre de 2015



Esta receta salió casi de casualidad. Buscando inspiración se apareció una parecida ante mis ojos y enseguida me puse a prepararla para el almuerzo de un domingo cualquiera.

Ya os he hablado otras veces del seitán y de esta receta para hacer filetes y de cómo poder utilizarlos en multitud de platos... son tan versátiles que siempre me gusta tener congelados para casos así, de urgencia, donde no sabes qué preparar para comer y de repente te sale un plato tan rico, sano y completo. La combinación del suave puré, de las verduritas salteadas al dente y de la carne vegetal con nueces es todo un placer para nuestro paladar y lo mejor es que también lo puedes preparar hoy y mañana, a la hora de comer, enciendes el horno y a la vez que lo calientas lo gratinas... toda una ventaja. Además, también se me ocurre que puede ser una rica opción para compartir con nuestra familia en la próxima Navidad.



Ingredientes:

- 250 gr de seitán casero.seitán casero.
- 1 cebolla y 4 dientes de ajo.
- 1 calabacín.
- 2 zanahorias.
- 4 patatas.
- Sal, aceite de oliva, salsa de soja y perejil fresco picado.
- Queso rallado para gratinar (opcional).


Preparación:
  • Pelamos y troceamos en cubos gruesos las patatas para hervirlas, hasta que estén tiernas, en agua con un poco de sal.
  • Cortamos las verduras y los filetes de seitán en juliana y los sofreímos en dos sartenes a parte. En una ponemos un poco de aceite y dos dientes de ajo prensados con la verdura comenzando por la cebolla y cuando esté transparente agregamos la zanahoria y el calabacín. Sofreímos hasta que estén al dente. 
  • En la otra sartén ponemos los otros dos dientes de ajo prensados y salteamos los filetes de seitán hasta que se vayan dorando. Agregamos la salsa de soja y mezclamos con las verduras que teníamos en la otra sartén.
  • Trituramos las patatas hasta hacer un puré rústico y lo mezclamos con un poco de sal, aceite de oliva y el perejil picado. 
  • En boles individuales hacemos un lecho de puré de patatas con un hueco en el centro, donde depositaremos nuestro relleno de seitán y verduras. Cubrimos de queso rallado y llevamos a gratinar al horno unos 5 minutos.





 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Tarta de espinacas frescas con cherrys (sin queso).-

lunes, 16 de noviembre de 2015



Una tarta salada y sencilla, que preparé hace un tiempo y que para cualquier día de la semana no está nada mal... con una ensalada y un postre tenemos un almuerzo sano, ligero y magnífico. Os invito a degustarla con los que más os quieren y con los que más queréis...

La combinación de los ingredientes que componen esta tarta salada son toda una explosión de sabor en nuestro paladar y seguro que nadie se resistirá a comer un buen trozo. A vuestros hijos les podéis decir que es la tarta preferida de Popeye... y no dudo que se animen a probarla.

En esta ocasión quise hacerla sin queso para que fuera más ligera y, la verdad, ha sido todo un acierto, pues la levadura de cerveza en copos (o levadura nutricional) le confiere un sabor y un aroma inigualables, además, que estaréis aportando gran cantidad de nutrientes beneficiosos para vuestra salud, como por ejemplo, vitaminas del grupo B; y, por añadidura, la levadura de cerveza también es reguladora del colesterol, cicatriza y cuida la piel, combate el estreñimiento, activa el sistema inmunológico, etc.

Ingredientes de la masa

Ingredientes:

Para la masa integral (base de la tarta)
- 100 ml de aceite de oliva virgen extra.
- 200 ml. de agua filtrada a temperatura ambiente.
- 1 cucharadita de sal marina.
- Harina integral (la que admita la masa) partiendo de 350 gr.

Para el relleno 
- 400 gr de hojas de espinacas frescas.
- 2 cebolla grande a juliana.
- 3 huevos camperos.
- 2 cucharadas soperas colmadas de levadura de cerveza en copos.
- Pizca de sal y unos 12 o 14 tomates cherry cortados por la mitad.


Ingredientes del relleno



Preparación

Preparación:
  • Preparamos la masa mezclando en un bol el aceite, el agua y la sal y vamos añadiendo harina, partiendo de unos 350 gramos hasta obtener una masa suave, homogénea y blandita. 
  • La estiramos con un rodillo y forramos un molde para quiches, previamente untado con aceite de oliva. 
  • Espolvoreamos un poco de harina sobre la base de la masa para evitar que los jugos de las verduras y el huevo empapen la masa demasiado. 
  • Ahora hacemos el relleno, picamos la cebolla a juliana y la sofreímos hasta que esté dorada, pero sin quemarse. 
  • En otra sartén con aceite poco a poco vamos salteando las hojas de espinacas (yo lo hice en tres tandas) hasta que comiencen a ablandarse. Escurrimos sobre un colador para quitarle el máximo de humedad y reservamos. 
  • Batimos los huevos en un bol con una pizca de sal y agregamos las espinacas, la cebolla y la levadura de cerveza. 
  • Mezclamos bien el relleno y lo vertemos sobre la base de la tarta forrada con la masa. A continuación, colocamos los tomates cherry cortados por la mitad y salamos levemente. 
  • Llevamos al horno, precalentado, a 180º C durante 30 o 35 minutos, hasta que el relleno esté cuajado y la masa dorada y crujiente.








 photo firma_zps424f3bc9.png







Boniatos especiados al horno.-

jueves, 12 de noviembre de 2015




Una receta fácil y rica donde las haya... Hoy quiero enseñaros esta delicia que me ha conquistado el corazón y el paladar desde que la vi por primera vez en Sweet Potato Soul.

Creo que nunca os había contado que ADORO los boniatos y este año estoy como loca comprándolos, pues están a muy buen precio y quedan riquísimos tanto en recetas dulces como en saladas. Muestra de ello es esta maravilla de plato, que os servirá para acompañar cualquier otra comida o una ensalada como plato único... A mi ya no me faltan en la mesa cuando vamos a comer, por ejemplo, hamburguesas o arroz con verdurtitas al vapor o incluso un plato de pasta... echadle imaginación y veréis que estos aromáticos y sabrosos boniatos serán los aliados perfectos para cualquier día de la semana...

Qué lástima que por aqui no os llegue el increíble olor que desprenden al ser horneados... a coco, especias y sobretodo amor, mucho amor que es el principal ingrediente que NUNCA debemos olvidar en nuestras recetas. 

Ingredientes:

- 3 boniatos grandes.
- 2 cucharadas soperas de aceite de coco.
- 1/4 de cucharadita de cada una de las siguientes especias, pimentón ahumado de la Vera, pimentón picante, pimienta negra molida, comino y canela. 
- 1 cucharadita de sal rosa del Himalaya.

Preparación:

  • Pelamos y cortamos a cubos medianos las tres batatas o boniatos (sweet potatoes en inglés) y las depositamos en un bol grande. 
  • Las mezclamos con el aceite de coco es estado líquido (si está solido por el frío calentarlo levemente a fuego muy lento para que se diluya) y agregar las especias y las sal. 
  • Depositar los boniatos en una bandeja de horno sobre papel vegetal y hornear durante 40 o 45 minutos a 180º C, hasta que estén tierno.

¿A que es fácil y rápido...? Os animo a probarlos, pues os conquistarán al primer bocado como a mí.




 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...