Leche condensada vegana.-

jueves, 27 de octubre de 2016





Desde pequeña amo la leche condensada, pues mi madre insistía en dármela con todo, o casi todo lo que comía: leche condensada con pan, con fruta, en la leche, en el arroz con leche, e incluso (y así era como más me gustaba...) a cucharadas!!! Mmm... solo de pensarlo se me hace la boca agua, ¿a vosotros no?

Después, de mayor, y al hacerme vegetariana fui descubriendo que la leche condensada no es tan saludable como nos la pintan, pues está llena de azúcar, grasas saturadas y colesterol, así que poco a poco la dejé de consumir, aunque aún recuerdo su dulce sabor y lo rico que está un café (el mio descafeinado) "bombón"...

Por eso, cuál no fue mi sorpresa cuando me encontré de repente con una versión vegana que he adaptado un poco a mi manera; pues en vez de azúcar (la receta original decía 200 gr de azúcar blanca) decidí usar fructosa que con menos cantidad endulza igual.

Me encantaría que la probarais, en alguna ocasión y con mesura, y me contarais qué os ha parecido, a mi me ha gustado mucho y, no descarto, en probarla pronto en algún postre saludable...




Ingredientes:
- 200 gr de leche de soja en polvo.
- 250 ml de agua.
- 4 cucharadas soperas de fructosa (con 3 puede estar bien).
- 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional).
- Una pizca de sal (opcional).

Preparación:
  • En una batidora mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una crema, procurando que no salgan grumos con la leche en polvo; después guardamos en un bote en el frigorífico durante unas horas, en las que nuestra leche condensada se espesará un poco más y ya está listo para usar.



Un beso y hasta la próxima receta... sed felices!!








 photo firma_zps424f3bc9.png







Buddha bowl.-

lunes, 24 de octubre de 2016



Buddha bowl veraniego


Hasta el agosto pasado no sabía que pudiera existir un plato llamado "buddha bowl". Simplemente un día, sin presentarse, apareció en mi Instagram y al siguiente en mi Pinterest... y como sabéis que soy curiosa, en seguida me puse a averiguar qué era eso del ¿buddha bowl?

Pues bien, este plato con nombre místico no es otra cosa que un cuenco lleno de comida, normalmente vegetariana o vegana, cocinada o cruda, de la forma más simple posible y sobretodo dispuesta de una forma atractiva. Se podría llamar al buddha bowl un plato combinado saludable y muy apetitoso, que se  hace en pocos minutos y que disfrutas muchísimo comiéndolo.


Buddha bowl primaveral


El buddha bowl está lleno de sabores, texturas y nutrientes que te atraparán desde el primer bocado... os lo aseguro, pues desde principios de agosto se ha convertido en mi plato favorito de cada día para el almuerzo, la cena o incluso ambos. Si me seguís por Instagram, seguro que ya sois conscientes de ello... pues he puesto un montón de ricos boles muy apetecibles, ¿a qué si?

En esta combinación atractiva de ingredientes no solo encontrarás verduras, frutas, cereales, legumbres o semillas dispuestos de una forma original... sino que a su vez, este precioso conjunto de alimentos, es un valiosísimo montón de nutrientes: vitaminas, proteínas, hidratos y grasas de buena calidad.

Buddha bowl familiar


Después de haber hecho unos cuantos os puedo decir que no hay reglas fijas, ni recetas magistrales, para prepararte uno de ellos; simplemente sigue tu instinto, y busca la combinación que más te apetezca en ese momento, rebuscando entre los ingredientes de tu nevera y tu despensa, claro.

Hoy no voy a presentaros una receta concreta, pero sí me gustaría daros algunos consejos de mi experiencia personal y lo que he aprendido por la red. Combina siempre..


Buddha bowl nocturno
  • Hojas verdes: espinacas, acelgas, col blanca, col rizada o Kale, hojas de lechugas variadas, brotes tiernos, etc.
  • Cereales: arroz integral, basmati, trigo sarraceno, quinoa, mijo, espelta, cebada, maíz, etc.
  • Legumbres o proteínas: garbanzos, alubias, lentejas, tofu, seitán, tempeh, huevo, edamame, guisantes, judías verdes.
  • Verduras y hortalizas cocidas o crudas: brócoli, coliflor, pepino, calabacín, calabaza, zanahoiras, rabanitos, tomate, patatas, batatas, etc.
  • Grasas saludables: aceite de oliva, aguacate, semillas de sésamo, girasol, calabaza, frutos secos, tahini, etc.
  • Una salsa apetecible o una vinagreta y añade también hierbas frescas aromáticas recién picaditas. Las salsas o la vinagreta deben ser hechas en casa... nada de abrir un frasco ya preparado, vale?

Buddha bowl con albóndigas de acelgas

Esto ha sido todo por hoy, deseo que tú también te animes a preparar tus propios "buddha bowl" y después me cuentes qué te ha parecido la experiencia...










 photo firma_zps424f3bc9.png







Hamburguesas "enmarañadas".-

jueves, 20 de octubre de 2016





A principios del verano hice una limpieza exhaustiva de mi despensa y encontré varios comestibles de los cuales me quedaba muy poca cantidad así que decidí aprovecharlos, lógicamente, antes de que se echaran a perder y entre ellos encontré un poco de trigo sarraceno (grano entero) y más o menos una taza de legumbres de soja verde; así que se ocurrió hacer unas hamburguesas, pues desde que soy vegetariana me parece la preparación más fácil, rápida y rica que jamás hayáis probado.

Como quien no quiere la cosa, estas hamburguesas me salieron deliciosas, aunque esté feo que lo diga yo misma... pero, ¿cómo si no.. .voy a describiros lo ricas que estaban....?

Son además la mar de nutritivas, pues combinas como os he dicho ya otras veces un cereal y una legumbre lo que las hace unas auténticas campeonas en proteínas saludables y de buena calidad. Comiendo estas hamburguesas no te subirá el colesterol, ni los triglicéridos, y estarás disfrutando de una comida sana, atractiva y sabrosa, así que te animo a probarlas, pues no te arrepentirás.




También quiero deciros que no es necesario que os atéis a la receta... si no tienes soja verdes, pues usa soja blanca... que no tienes ningún tipo de soja pues usa lentejas, o garbanzos o alubias... y con respecto al trigo sarraceno, lo mismo, usa lo que tengas a mano en tu despensa... y si no eres vegano y te apetece echarle un puñado de queso parmesano rallado a la masa, pues adelante; el sabor será espectacular, indudablemente. 




Pienso que algunas recetas se pueden cambiar y adaptar al gusto personal de cada uno, así que no te cortes y crea tus propias hamburguesas vegetales, son un invento fenomenal. Ya lo verás!!!

No olvides acompañarlas con una ensalada de hojas verdes o con un aliño de tomates cherry del huerto como hice yo.

Antes de pasar a la receta... os quiero contar por qué son hamburguesas "enmarañadas", pues porque al ver la foto, la forma en que le puse la veganesa, enseguida a mi cabeza vino una tela de araña... jajaja! (Pensaréis que estoy loca...).




Ingredientes:
- 1 taza de trigo sarraceno.
- 1 taza de soja verde.
- 1 zanahoria.
- 1 pimiento verde pequeño.
- 1 cebolla mediana.
- Sal, pimentón de la Vera agridulce, comino, cúrcuma o curry. Todo al gusto.
- Pan rallado (opcional).
- Aceite de oliva virgen extra para dorarlas.
- Veganesa casera para "enmarañar".

Preparación:
  • Ponemos a hervir, por separados en dos ollas distintas, el trigo sarraceno y la soja verde con el triple de agua que su volumen. Ambos tardarán en estar tiernos unos 20 o 25 minutos. Entonces, los escurrimos y los dejamos templar.
  • Mientras se cuecen el cereal y la legumbre, rallamos la zanahoria, y picamos muy pequeñito el pimiento verde y la cebolla. A continuación, los ponemos a dorar en una sartén con un hilo de aceite de oliva.
  • Cuando estén listas las verduras, en un bol grande agregamos todos los ingredientes: soja verde, trigo sarraceno, verduritas sofritas y los condimentos que más nos guste. 
  • En el momento que podamos manipular los ingredientes sin quemarnos, comenzamos a asarlos y estrujarlos entre los dedos, con las manos, hasta obtener una masa compacta y firme. No suele hacer falta pan rallado para ligar la mezcla, aunque todo depende de lo bien que hayamos escurrido la soja y el trigo, además de la cantidad de aceite que hayamos usado para sofreír las verduras. 
  • Una vez lista la masa, le damos forma de hamburguesas y las doramos en una sartén con otro hilo de aceite. 
  • No olvidéis prepara una rica veganesa o la salsa que más os guste... como ketchup o salsa criolla. 



Os confieso algo... esta receta no la iba a publicar, pues no me gustaban las fotos... en realidad las hice porque al montar el plato me pareció que estaban bonitas... después fue pasando el tiempo y no acababan de convencerme, pero al fin me decidí a publicarla, pues la receta de hamburguesas os aseguro que quedó fabulosa. 

Muchas gracias por pasar por mi cocina, os agradezco la porción de vuestro tiempo que "gastáis" en venir a verme y comentarme... es un incentivo para seguir adelante en estos momentos que me encuentro, por motivos personales, algo desanimada... y "enmarañada". 








 photo firma_zps424f3bc9.png







Kepis o Kibbeh... veganos.-

lunes, 17 de octubre de 2016





No es la primera vez que publico esta receta... ya lo hice en una versión ovo-lacto-vegetariana, en el año 2013 y hoy os traigo mi versión vegana.

Esta especie de albóndiga de carne y trigo bulgur, aderezada con cebollas y especias es muy popular en toda la zona de Oriente Medio, y también está considerado el plato nacional del Líbano.

Los conocí hace muchos años a través de una amiga brasileña y después por mi marido que es argentino, y como en su país hay muchos inmigrantes libaneses, pues también se ha convertido en un plato muy popular.

Se puede presentar en bandeja y cocinado al horno, como lo hice la primera vez que publiqué la receta, o frito en forma de albóndigas, como los presento hoy. La diferencia más significativa es que al horno tiene mucha menos grasa, pues se hace con menos aceite que en su versión frita. De cualquier forma, quería presentaros esta forma tan peculiar de comerlo, pues para un cóctel o aperitivo quedan muy bonitos y son muy apetecibles servidos con mucho limón y yogur, como no... otro de los alimentos estrellas de la comida árabe.

Os animo a probarlos, tanto en la versión con huevo como en esta versión, pues son absolutamente deliciosos e irresistibles.




Ingredientes:
- 1 taza de trigo bulgur (fino o grueso).
- 1 taza de soja texturizada.
- 1/2 taza de nueces.
- 1 taza de semolina fina.
- 2 cebollas.
- 3 o 4 dientes de ajo.
- Un manojito de perejil fresco y otro de hierbabuena.
- Sal, especias árabes (usé za' atar: mezcla de tomillo, orégano y sésamo) y comino.
- Aceite de girasol para freír.
- Para servir usaremos yogur de soja, natural y sin edulcorar, y zumo de limón recién exprimido.


Preparación:
  • Hidratamos en agua hirviendo y por separado la soja texturizada y el trigo bulgur. Una vez bien hidratados, los escurrimos y exprimimos bien, ambos ingredientes, para que pierdan el máximo de agua posible.
  • Los mezclamos en un bol y le agregamos el resto de los ingredientes, menos el aceite y la semolina. La cebolla, los ajos, el perejil, la hierbabuena y las especias, junto con las nueces, las tenemos que triturar en el procesador de alimentos o picadora. 
  • Una vez tenemos todo bien integrado, agregamos la semolina fina y amasamos bien con las manos. Dejamos reposar la masa al menos media hora, para que la semolina absorba bien la humedad y la masa quede compacta, pero no dura. 
  • Con una cuchara de servir helados cogemos porciones y le damos forma con las manos húmedas como si de croquetas se trataran. Debemos procurar que la forma sea similar a la de las pelotas de rugby y alargada.
  • Pasamos nuestros kepis por pan rallado y los freímos en aceite bien caliente hasta que estén bien dorados.
  • Los colocamos sobre papel absorbente de cocina, para que pierdan un poco de aceite y, mientras tanto preparamos un poco de yogur natural de soja con limón para servirlos.


Nos vemos  el jueves... sed felices, no sufráis y reíros cada vez que sea posible. Un abrazo a todos.








 photo firma_zps424f3bc9.png







Spiced pickled onions.-

jueves, 13 de octubre de 2016






... o cebollitas encurtidas con especias.

Tenía un montón de ganas de probar esta receta. La cosecha de cebollas y ajos ha sido muy abundante en el huerto este verano y aprovechando que salieron algunas muy chiquitinas, más o menos como medio kilo o así, decidí probar con una receta de cebollitas encurtidas, pues los encurtidos me encantan y para un picoteo quedan fenomenal y si son de tu huerto más, lógicamente. 

Hice solo tres frascos, pues es una receta de "prueba", si salía bien, volveré a repetirla sin duda, pues es muy fácil, práctica y las cebollas quedan riquísimas. Si no tienes huerto no pienses que no puedes hacer esta receta... al contrario, vete corriendo al supermercado o a tu mercado local y tráete un kilo o 2 de cebollitas, chalotas o cualquier otra variedad de cebollas pequeñas y no te quedes sin probar esta increíble receta.




Ingredientes:
- 1 kg de cebollitas pequeñas.
- 2 vasos de agua.
- 1 vaso de vinagre de tu elección (yo usé de manzana ecológico, que es el único que me gusta).
- 3 o 4 hojas de laurel.
- Un puñadito de pimientas en grano (negra, blanca, verde, rosa...).
- 2 o 3 clavos de olor.
- Tiritas de cáscara de limón y tiritas de jengibre fresco.
- 1 cucharada de sal.
- 1 cucharada de azúcar moreno.






Preparación:
  • Para pelar las cebollitas sin esfuerzo y sin estropearlas lo mejor es sumergirlas en agua hirviendo durante unos 15 minutos. Después las podemos ir pelando con ayuda de un cuchillito pequeño o incluso las manos, pues la primera cáscara saldrá con facilidad.
  • Mientras, en una olla ponemos a hervir el vinagre, el agua y las especias. Cuando rompa el hervor retiramos del fuego y dejamos que se atempere un poco la preparación.
  • En frascos limpios, los míos estaba recién salidos del lavavajillas, vamos acomodando las cebollitas y llenamos los frascos con la solución para encurtirlas hasta el borde. Podemos introducir en los botes parte de las especias utilizadas. rodajitas de jengibre, tiritas de limón, hojas de laurel, pimienta y clavos...
  • Hervimos los frascos una vez que los tenemos bien cerrados durante 10 o 15 minutos y ya tenemos nuestra conserva que nos puede durar muchos meses. Aconsejo que antes de usarla la metemos unas horas en el frigorífico para que se enfríen bien los pickles, además una vez abiertos los frascos es aconsejable guardarlos en la nevera y que no dure abierto más de una semana o 10 días. Esos es todo...



 photo firma_zps424f3bc9.png








 photo firma_zps424f3bc9.png







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...