Sopa de albóndigas suecas.-

jueves, 26 de enero de 2017





Es tiempo de sopas, potajes, cocidos, estofados, y toda comida caliente que podamos echar en el plato...

Ni os imagináis lo rica que está esta sopa... es sensacional, y no porque yo la haya hecho, sino porque tiene un sabor riquísimo. La clave está en la combinación de un buen caldo casero de verduras y unas albóndigas sabrosas y con fundamento, como éstas.

Un día me compré uno de esos libritos pequeños de recetas, de los que no te cuestan más de 3 o 4 euros, dedicado a las sopas, y entre las joyas que incluye estaba esta sopa en su versión cárnica, así que yo ahí que me puse a cocinarla sin carne...

Preparé unas albóndigas con gluten, para que fueran más resistentes al hervirlas, y les eché una serie de condimentos y especias típicas de las albóndigas que venen en Ikea... no sé si las habréis probado alguna vez, pero están exquisitas... y el resultado fue esta rica, reconfortante y sustanciosa sopa que ya he repetido un par de veces, pues es fácil de hacer y merece la pena... ya lo creo que lo merece.





La sopa la podéis acompañar con un poco de parmesano rallado y perejil fresco, para darle un toque diferente y fresco a la vez... hacedla y contadme qué os ha parecido... os aseguro que no os arrepentiréis en absoluto.

Antes de pasar a la receta os quiero aclarar qué es eso del vegeburguer. Si no sois vegetarianos quizás os suene un poco raro... pero si lo sois, desde hace tiempo, seguro que lo conocéis. El vegeburguer no es más que una carne picada, de soja o gluten, que viene enlatada y podéis buscar en dietéticas especializadas. Una alternativa, para hacer estas albóndigas, si no lo encontráis es sustituirlo por unas 3 o 4 hamburguesas vegetales de esas que ya vienen preparadas. Si las picáis con vuestra picadora o procesador de alimentos... tendréis un resultado muy parecido al vegeburguer. Así que no tenéis excusa para poneros manos a la masa... 




Ingredientes:
Para el caldo
-Ver receta e ingredientes aquí.

Para las albóndigas
- 1 lata de vegeburguer.
- 1 taza de copos de avena finos.
- 1 taza de gluten de trigo.
- 1/2 taza de semillas de lino molidas.
- 1/4 taza de leche vegetal (yo usé de coco).
- 1/2 cebolla sofrita.
- Sal, nuez moscada, cardamomo molido y eneldo seco.
- Aceite para freír las albóndigas. 

Preparación:
  • En un bol grande, mezclamos el vegeburguer o las hamburguesas picadas, los copos de avena, el, las semillas de lino molidas, las especias, la cebolla sofrita y por último añadimos la sal, la leche vegetal y el gluten. 
  • Amasamos como si de unas albóndigas de carne se trataran, dejamos reposar una 1/3 hora, formamos las albóndigas, las pasamos por harina y las freímos en abundante aceite caliente. Hasta que estén doraditas. 
  • Mientras ya tendremos nuestro caldo casero de verduras. Lo colamos y le agregamos las albóndigas justo antes de comer. Dejar que den un hervor todo junto y servimos espolvoreado con queso y perejil (opcional). 




 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Crema de calabacín con jengibre y pasas.-

jueves, 19 de enero de 2017





Esta es una crema suave, muy fácil de hacer e ideal para grandes y pequeños. Además está llena de buenos nutrientes y fibra procedente tanto de la verdura como de las pasas. Es ideal para niños, pues me inspiré en una receta del cocinero Juan Llorca, que tiene unas ideas geniales a la hora de enseñar a comer tanto fruta como verduras a los más pequeños de la casa, pues se dedica, precisamente a cocinar para ellos en un conocido colegio de Valencia. 

Si sois mamás y no conseguís que vuestros hijos coman verduras a diario, ésta es una buena forma de hacerlo, pues en éste plato le estaréis dando una cantidad increíble de buenos alimentos para que crezcan sanos, fuertes y felices. 

Este plato no solo está lleno de sabor y color, sino de aromas exóticos y agradables como son el del jengibre, con su toquecito apenas picante, y las pasas, con todo su dulzor; que aporta además un toque insólito a una simple y humilde crema de verduras... Os aseguro que os gustará mucho y repetiréis más de una vez, pues es fácil, económica y muy ligera. 




Como primer plato es ideal, pues cubre con creces la cantidad de verdura que necesitamos en una ración y os dejará hueco, en el estómago para comer un segundo más contundente. Aunque también la podéis usar para la cena, que´ahí seguro que nadie dirá que no... pues con el frío que está haciendo este invierno, se agradece y mucho. 




Vamos pues con la receta, que da tan sencilla, creo que tardé más en editar las fotos y el post que en hacerla... 




Ingredientes:
- 3 calabacines.
- 2 patatas.
- 1 puerro.
- 1 cebolla.
- Un rozo de jengibre fresco de 2 cm.
- Un puñado de pasas.
- Aceite de oliva, sal y agua en cantidad necesaria. 

Preparación:
  • Lavamos y cortamos en trozos el calabacín, Pelamos la patata y la cortamos en trozos. Lavamos el puerro y lo cortamos en rodajas, aprovechando también toda la parte verde, que no esté dura. Pelamos y cortamos la cebolla en cuartos. Pelamos el jengibre y lo cortamos en trocitos. 
  • Ponemos todos las verduras, junto con un puñado de pasas y sal a gusto en una olla grande. Cubrimos de agua, sin excedernos, y agregamos un chorrito de aceite de oliva. 
  • Cocinamos por unos 20 a 25 minutos, hasta que las verduras estén tiernas. Trituramos hasta obtener una crema y servimos. 


Hasta la semana que viene y sed felices...


 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Locro vegetariano .-

jueves, 12 de enero de 2017





Comienza un nuevo año con frío en el cuerpo y frío en el alma... el 2 de enero falleció nuestro perrito Chato, el amor de nuestras vidas y nos ha dejado una sensación de vacío y desolación muy grande en nuestras vidas.. por no hablar de lo sola y fría que se ha quedado nuestra casa. No sé cuánto tiempo pasará hasta que volvamos a sentir, de nuevo, la sensación de estar completos... pues, este perrito, a pesar de ser tan pequeño, nos llenó de un gran amor que será muy difícil de reemplazar.





Mientras vamos sobrellevando la pena con el paso de los días, hemos de alimentarnos y aquí os traigo una versión de un plato típico argentino, lleno de carnes y aderezos, que le vi hacer a un chef vegetariano muy famoso en Argentina, Pablito Martín, y desde entonces tuve ganas de probar.




La primera vez que fuimos a Argentina, allá por el 2006, cuando aún no éramos vegetarianos probé este guiso con todos sus avíos y me encantó; recordándome un poco a los típicos cocidos de mi madre... pero ahora que ya hace unos 8 años que somos vegetarianos quería probar a hacer una versión más saludable y adecuada a nuestra forma de comer, por eso, al encontrar la versión del chef aludido me puse muy contenta... y aquí está. Deseo que os guste tanto como a mí y que mis amigos argentinos, que aún comen carne... no me arranquen la cabeza, jajaja!!!




Lo acompañé con unas rodajas de chorizo vegano, pues el plato original se suele acompañar con chorizo; esta marca que véis me ha gustado mucho y si la encontráis en alguna dietética os recomiendo que compréis un chorricito pues está muy rico y muy bien conseguido.




Además, este plato lleva una especie de sofrito muy rico y aromático que os aconsejo que le pongáis sí o sí, pues es parte de la gracia del guiso. Está hecho a base de cebollita de verdeo, pimentón dulce o picante a gusto, comino y aceite de oliva. Pero no nos adelantemos a la preparación...




A partir de este año solo voy a publicar una vez a la semana,los jueves,  y si participo en algún reto de los que me gusten..., pues como sabéis no ando muy bien de visión, y me cuesta mucho preparar los post; espero que aún así sigáis viniendo a mi cocina y prometo pasar por las vuestras siempre que pueda. Besos...

Ingredientes:
- 250 gr de alubias granja.
- 250 gr de maíz blanco partido.
- 2 cebollas.
- 2 zanahorias grandes.
- 1 pimiento rojo.
- 1 puerro.
- 300 gr de calabaza.
- 2 cebolletas (solo la parte verde- también llamada cebolla de verdeo).
- 100 gr de guisantes congelados.
- 3 o 4 hongos negros chinos (fucus).
- 1 cucharada de pimentón dulce de la Vera, 1/2 cucharada de comino molido, sal y aceite de oliva.
- Agua y perejil fresco.



Preparación:
  • Lo primero que no debemos olvidar es poner a remojar las alubias blancas y el maíz blanco la noche anterior. En boles grandes, por separado y con agua limpia y fría. Los dejamos en remojo unas 12 horas. A la mañana siguiente, los enjuagamos y ya podremos usarlos en nuestro guiso.
  • Comenzamos lavando, secando y cortando en trozos grandes todas las hortalizas: cebolla, zanahoria, pimiento morrón, puerro y calabaza. Echamos todo a la olla, menos la calabaza que se añade al final. 
  • A continuación, agregamos las alubias blancas o porotos pallares, como le dicen en Argentina, y el maíz blanco. Cubrimos de agua y dejamos hervir por unos 40 o 45 minutos, hasta que estén casi blandos. Si vemos que se está quedando seco, le vamos agregando más agua poco a poco. 
  • Ahora agregamos los hongos, previamente remojados y sin el agua de remojo, y la calabaza y dejamos hervir unos 15 o 20 minutos más, hasta que la calabaza esté casi deshecha. También le agregamos en este momento la sal, un chorro de aceite de oliva, el pimentón dulce o picante y el comino molido. 
  • Cuando la calabaza esté casi lista ponemos los guisantes y dejamos que den un hervor de 3 a 5 minutos, solamente.
  • Una vez esté listo el guiso, preparamos el aderezo para acompañarlo. Para ello en una sartén colocamos 1/2 taza de aceite de oliva, la parte verde de 2 cebolletas frescas bien picadas, un poco de pimentón y un poco de comino y sal. Dejamos que de un hervor suave, removemos y ya podemos retirar.
  • Serviremos nuestro locro vegetariano adornado con rodajas de chorizo vegano, el aceite aromatizado de verdeo y perejil fresco bien picado. 




 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...