Zoodles o fideos de calabacín amarillo en ensalada

jueves, 23 de septiembre de 2021



Bueno, bueno, bueno... pues ya estamos aquí, de vuelta. ¡Qué cortas se hacen las vacaciones! ¿Verdad? ¿Qué tal, cómo ha sido vuestro verano? Mejor dicho, ¿Cómo está siendo? Por que aún quedan días de calor... Aunque, poco a poco la mayoría vamos volviendo a nuestras rutinas y quehaceres diarios.

Mis vacaciones geniales: piscina, relax, familia y buenísimos momentos que guardaremos en la memoria. Ha sido un verano, como todos los veranos, pero es que, en realidad, es lo que nos gusta y nos apetece hacer: descansar, relajarnos, disfrutar y recargar las pilas tanto física como emocionalmente, para el resto del año. 

Y vosotros, ¿sois de vacaciones en familia o de vacaciones aventureras? ¿Os gusta el relax o preferís los grandes viajes de aquí para allá? En fin, creo que hay tantos tipos de vacaciones y veranos... como personas, en el mundo. Cada uno que elija lo que más le guste.

Esta ensalada me parece perfecta para una cena temprana y ligera. Es fresca, fácil de hacer y muy veraniega, así que a mi entender lo tiene todo para esta época del año... El atractivo, está en que usé estos preciosos calabacines amarillos. Me los trajo mi marido, de Lleida, del huerto de un payés que vendía su propia fruta y verdura ecológicas, así que son directamente de la planta a nuestro plato, y para mí, eso es símbolo de máxima calidad y privilegio. ¿No os parece?



Ingredientes:
- 1 calabacín amarillo o verde por persona.
- 1 tomate (o la mitad) corazón de buey por persona.
- 1/2 guindilla roja fresca, sin venas ni semillas.
- 1/2 pepino por persona.
Toppings
- Coco en escamas.
- Semillas de sésamo blanco y negro.
- Pipas de girasol.
- Pipas de calabaza.
Aliño
- Zumo de limón.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal rosa del Himalaya.

Preparación:
  • LAVAR  y SECAR el calabacín.
  • CORTARLO en forma de spaghetti con el spiralizer.
  • MONTAR la ensalada en boles individuales como se ven en las fotografías.
  • ADEREZAR con zumo de limón, aceite y sal, todo al gusto.



Me da mucha alegría haber vuelto de vacaciones... así que comenzamos una nueva etapa bloguera, ¿Me acompañarás? No olvides que tenemos una cita cada jueves, saludos y gracias por venir.


Nota: el modo para imprimir las recetas está temporalmente fuera de servicio. 
Disculpad las molestias.

photo firma_zps424f3bc9.png



 




Ensalada de lentejas al estilo marroquí

jueves, 22 de julio de 2021




Esta será la última receta de este verano, hasta septiembre. Mi cuerpo y mi mente me piden vacaciones urgentes, y publicar cada semana una receta en el blog, me supone en este momento, un esfuerzo titánico.  

Todas y cada una de las recetas que veis en el blog, las tengo que realizar los domingos y, como es el caso de esta misma, después me llevo editando la entrada hasta el miércoles por la tarde y eso, me quita mucho tiempo... así que me voy a tomar unas "vacaciones blogueras" para recargar las energías e inspirarme en nuevos proyectos y recetas, pues no me gusta eso de estar hasta último momento editando y poniendo cualquier cosa... "por cumplir", ¿entendéis lo que os digo? Seguro que si sois blogger y constantes, como yo... me entenderéis.

Hoy os enseño una ensalada riquísima, muy fácil y práctica. Una forma diferente de comer lentejas, y si la acompañas con cuscús, tendréis un plata único ideal y fresquito para cualquier día del verano.



Ingredientes:
-  250 gr de lentejas cocidas.
- 1 cebolla.
- 1 pimiento verde asado.
- 2 tomates de rama.
- Zumo de limón.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal rosa del Himalaya.
- Comino.
- Pimienta negra.
- Un buen manojo de perejil fresco.
- Cuscús para acompañar.

Preparación:
  • ENJUAGAR las lentejas si son envasadas, o bien, COCER las lentejas durante unos 20 o 25 minutos.
  • ESCURRIR muy bien el exceso de líquido.
  • PICAR la cebolla, el pimiento asado y los tomates (sin semillas). 
  • COLOCAR todo junto en un bol grande.
  • AÑADIR las lentejas.
  • MEZCLAR las verduras y las lentejas.
  • En un bol a parte más pequeño, PREPARAR el aliño: zumo de limón, aceite, sal, comino y pimienta negra. Todo a vuestro gusto.
  • ALIÑAR la ensalada y decorar con perejil fresco picadito. Es ideal acompañarla con cuscús.




Espero que la probéis y que tengáis un lindo verano en compañía de los que más amáis. Besos y saludos a todos y nos vemos en septiembre. 
¡HASTA PRONTO!




photo firma_zps424f3bc9.png



 




Ensalada de huevo y aguacate

jueves, 15 de julio de 2021



Nunca se me hubiera ocurrido hacer esta ensalada, pero últimamente, he estado viendo vídeos en Youtube de youtubers coreanas y parece que en Corea este tipo de ensaladas está muy de moda, sobre todo ahora en verano. Así que me pareció tan interesante y tan rica que como tenía todos los ingredientes en casa, y no sabía qué publicar esta semana, pues me decidí a prepararla.

Es una ensalada o ensaladilla, suave, fresca y untuosa a la vez, que te deja muy buen sabor de boca, con un aroma exquisito y que se tarda muy poco en hacer, eso sí,  recomiendo comerla el mismo día que la haces, pues como lleva aguacate, si la dejas de un día para otro, aunque le pongas limón y la tapes, siempre se te oxidará un poco... y ya el aspecto no será el mismo, no así el sabor, que seguirá fresco y agradable como el primer día. 




Es una opción sencilla, fresca y saludable para el verano... llena de proteínas y grasas saludables. El huevo es una proteína muy completa y que, si no eres vegano, puedes permitirte consumir sin temor a que te suba el colesterol, al menos una o dos veces a la semana, que es lo que yo hago. 

Este plato queda genial como un entrante, sobre tostadas de un buen pan o en sándwich. También lo puedes hacer, igual, pero sin aguacate, si es que no te gusta o no tienes en ese momento. 

Yo la preparé para nuestro almuerzo del domingo, que es cuando comemos en casa y nos encantó, así que seguro la vuelva a repetir dentro de un tiempo...

Si andas corta de inspiración, aquí tienes una opción perfecta para un almuerzo o cenas veraniegos. Te aseguro que a tus hijos le va a encantar.


Ingredientes:
- 6 huevos de gallinas felices (ecológicos) hervidos.
- 1 aguacate. 
- 1 cebolla roja pequeña.
- 2 tomates de rama.
- 3 o 4 cucharadas soperas de veganesa.
- 1 cucharadita de mostaza de Dijon.
- Sal rosa del Himalaya.
- Pimienta negra recién molida.
- Un manojito de perejil fresco picado.

Preparación:
  • COCER los huevos durante 14 minutos desde que el agua comience a hervir.
  • ENFRIAR y pelar los huevos cocidos.
  • PICAR los huevos en trozos de un bocado.
  • COLOCAR los trozos de huevo duro en un bol amplio.
  • AGREGAR el aguacate en trocitos, la cebolla finamente picada y los tomates en trocitos sin semillas.
  • MEZCLAR con 3 o 4 cucharadas de mayonesa o veganesa, una cucharadita de mostaza de Dijon y sazonar al gusto con sal y pimienta.
  • También le puedes agregar un manojito de perejil fresco picado que le aportará muy buen sabor.


Y tú, ¿conocías esta ensalada? ¿Has probado alguna vez la ensalada de huevo? ¿Te apetece probarla? Cuéntame, que ya sabes que me encanta responderte. 
Saludos y nos vemos el próximo jueves.




photo firma_zps424f3bc9.png



 






Quiche Lorraine vegetariana

jueves, 8 de julio de 2021




A veces, un ingrediente te da la oportunidad de cocinar aquel plato que hace tiempo tenías ganas de probar. No está patrocinada esta entrada, ya me gustaría, pero fue ver este producto en el supermercado y tener que comprarlo, pues me llamaba muchísimo la atención.

No solía comer bacon cuando aún consumía carne, hace más de  diez años, por lo tanto, no es que lo esté deseando ahora, ni mucho menos... pero este sucedáneo es de aquellas cosas que tienes que probarlas, pues te llaman poderosamente la atención. Fue por eso que lo compré.




Una vez hecha la prueba... he de confesar que esta tarta vegetal quedó absolutamente deliciosa, pero no es algo que vaya a cocinar muy a menudo, pues no soy partidaria de comprar sustitos cárnicos y menos ultraprocesados y vegetales, solo he preparado esta receta porque tenía curiosidad por probar el producto en cuestión y una vez probado, confieso que tiene muy buen sabor, textura y aroma. Aunque no es para comerlo asiduamente, quiero que eso quede claro. 

No me gusta consumir esos sucedáneos "cárnicos" que se están poniendo tan de moda últimamente, si me sigues desde hace tiempo, habrás observado que en el blog, no suelo utilizar ultraprocesados, salvo alguna rara excepción como es el caso de hoy. Me gusta comer saludable, y para ello intento preparar toda mi comida yo misma, y eso es lo que vengo transmitiendo en este espacio desde hace más de ocho años. 



Quiero saber lo que pongo en mi plato y lo que me llevo a la boca para nutrir saludablemente mi cuerpo, y prueba de ello, es que gracias a Dios, salvo alguna cosilla suelta por ahí... mi salud está fuerte y mi sistema inmunológico goza de buen estado, pues hace un mes me hicieron una analítica completa y hasta mi médico se sorprendió de los buenos resultados obtenidos... solo la vitamina B12 está algo baja, pero eso es una cuestión muy normal, y prácticamente todos los veganos y vegetarianos tenemos que suplementarnos de esta vitamina, pero no quiero entrar en esta cuestión hoy... 

Lo que nos ocupa, es esta fantástica quiche, que te recomiendo si tienes invitados, pues para nada se darán cuenta que lo que están comiendo es "carne" de mentirijillas... ¡jajaja!





Ingredientes:
De la masa
- 50 ml de aceite de oliva.
- 100 ml de agua templada.
- 1 cucharadita de sal.
- Harina integral de espelta (la que admita hasta formar la masa).

Del relleno
- 2 paquetes de 100 gr de Altervego La Selva.
- 1 huevo de gallinas felices.
- 200 ml de nata vegetal de avena.
- Sal y pimienta negra al gusto.
- Un hilo de aceite para dorar la "panceta vegetal".
- Queso Emmental al gusto para gratinar.

Preparación:
De la masa integral
  • MEZCLAR el agua, el aceite y la sal en un bol.
  • AÑADIR la harina poco a poco mientras se va integrando con un tenedor.
  • TERMINAR de amasar con las manos. Debe quedar una masa suave y lisa... cuidado con no pasarse con la cantidad de harina, para que no nos quede una masa dura.
Del relleno
  • CORTAR "la panceta vegetal" en tiritas finas. 
  • SALTEAR hasta dorar en una sartén con un hilo de aceite.
  • MEZCLAR en un bol, el huevo, la nata vegetal, la sal y la pimienta al gusto.
  • AÑADIR el sustituto de carne vegetal.
  • ESTIRAR la masa.
  • FORRAR el molde, previamente engrasado o cubierto con papel vegetal.
  • RELLENAR con la mezcla anterior.
  • CUBRIR con un poco de queso si se desea, para gratinar.
  • HORNEAR a 180 º C durante unos 30 minutos, hasta que la masa esté cocida y la superficie de la quiche se haya dorado.

Esta ha sido mi propuesta para esta semana, espero haberte tentado a probarla... Saludos y hasta la semana que viene.


photo firma_zps424f3bc9.png


photo firma_zps424f3bc9.png



 




Waffles veganos de patata

jueves, 1 de julio de 2021



Reconozco que al principio no le tenía mucha fe a esta receta... o mejor dicho, a mi wafflera o gofrera, porque es de esas baratas que te compras un día en el súper (porque está de oferta) y después llegas a casa y la metes en el armario y ahí se queda... ya no te vuelves a acordar de ella. Y si te acuerdas, la sacas la usas una o dos veces y te vuelves a olvidar.

Os aseguro que pensaba que no iban a salir bien estos waffles, pero para mi sorpresa, salieron perfectos, crujientes y muy sabrosos. Además, no tardé nada en hacerlos. Bueno, miento un poquito... mi wafflera es tan pequeña y tiene poca potencia, por lo que al hacerse de dos en dos, y tardar casi 10 minutos cada tanda, te puedes llevar un buen rato y cuando sale la segunda tanda... la primera ya está fría. Pero eso no fue un problema, porque al ser verano y comer estos waffles con ensalada, hasta se agradecía que no estuvieran tan calientes.




La masa no puede ser más sencilla y el resultado, ya os digo, que me sorprendió gratamente. Quedan súper crujientitos por fuera y cremosos y suaves por dentro. Además, estos waffles, tienen un sabor muy agradable y les puedes agregar las especias que más te gusten. Yo quise hacerlos sencillos, pero no dudes en dejar volar tu imaginación y ponles las hierbas y especias que desees. 

Estos waffles o gofres los puedes comer tanto en el desayuno, como en el almuerzo e incluso en la cena. Son muy fáciles de hacer, y muy socorridos, en un momento en que te ves apurada, sin ganas de cocinar y con pocos ingredientes en el frigorífico. Es lo que me pasó a mi: había vuelto de "puente" y mi nevera estaba prácticamente vacía, así que tuve que echar mano del ingenio para preparar esta cena relámpago, y el resultado fue, al fin de cuentas, espectacular.



Ingredientes:
- 2 patatas medianas.
- 1 cucharadita de sal rosa del Himalaya.
- 1 cucharadita de ajo en polvo.
- 1 cucharadita de cebolla en polvo.
- 2 cucharaditas de perejil seco.
- 6 cucharadas de harina de garbanzos.
- Un poco de aceite para que no se pegue en la wafflera.

Preparación: 
  • LAVAR las patatas.
  • RALLAR las patatas con la piel (las mías eran ecológicas).
  • MEZCLAR con el resto de los ingredientes.
  • DEJAR reposar la masa unos 10 o 15 minutos.
  • ENGRASAR y CALENTAR la wafflera.
  • DIVIDIR la masa en dos o 4 cuatro porciones (dependiendo del tamaño y la forma de tu wafflera).
  • HACER los waffles.
  • ACOMPAÑAR con ensalada y alguna salsa. Yo puse pesto casero vegano de aguacates.


Y, vosotros, ¿soléis hacer waffles o gofres en casa? ¿Os gustan más dulces o salados? ¿Os animáis a probar estos de patata? Contadme, que os leo y siempre respondo. Saludos y hasta la próxima semana.


photo firma_zps424f3bc9.png


photo firma_zps424f3bc9.png



 




Ensalada de frutos rojos con vinagreta de mostaza

jueves, 24 de junio de 2021


Hoy vamos a dar la bienvenida al verano como se merece...
No me digáis que esta ensalada no os evoca al estío, el calor, las largas tarde de retozo en la piscina o la playa y el frescor de un buen vaso de limonada a la sombre de las parras... en las horas del atardecer... A mi me inspiró todo esto mientras la preparaba y la comía.

Mi marido me dijo que parecía que se estaba comiendo el postre antes de la comida... ¡jajaja! Pero no es así. Al mezclar las frutas rojas con la suave vinagreta de mostaza la explosión de frescor y sabores estivales en la boca es tal, que te atrapará desde el primer bocado.

Es verdad que no suelo hacer ensaladas con frutas, si acaso, en otoño e invierno, le suelo poner a la ensalada, de vez en cuando, alguna que otra manzana... pero fue una foto similar a esta en Instagram, hace varias semanas, y me antojé, rápidamente, por comerla.

Así que fue dicho y hecho, además, los frutos rojos son mis favoritos del verano, por lo que no tenía excusa para no hacerla. 



Os aseguro que es muy diferente a cualquier ensalada que hayáis probado antes, pero merece mucho la pena, además se prepara en 5 minutos... es muy rápida, fácil y atractiva, ¿no os parece? Os animo a probarla, no os defraudará... y si no te atreves a comerla como ensalada, simplemente, no le añadas la vinagreta y cómetela de postre.

En un día como hoy, que alrededor del mundo se celebra el Solsticio de verano, las hogueras de San Juan y se lanzas petardos, fuegos artificiales y demás artificios con pólvora que asustan a los perritos... 

En una noche como hoy que todos brindan con cava y comen coca de Sant Joan, aquí en Cataluña... yo te propongo empezar la cena con esta jugosa, atractiva y preciosa ensalada que no dejará indiferente a tus invitados... después, que comience la fiesta.

Ingredientes:
Para la ensalada de frutos rojos
- Un trozo de sandía en cubitos de tamaño de un bocado.
- Un puñado de fresas.
- Un puñado de cerezas.
- Un puñado de frambuesas.
- Un puñado de arándanos.
- Unas hojitas de menta de mis macetas.
- Unas hojitas de perejil de mis macetas.
Para la vinagreta de mostaza de Dijon
- Zumo de un limón.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sirope de ágave o miel.
- 1 cucharada sopera de mostaza de Dijon.
- Sal y pimienta al gusto.

Preparación:
  • LAVAR todas las frutas y secarlas.
  • CORTAR la sandía en trozos del tamaño de un bocado, sin la cáscara.
  • CORTAR las cerezas a la mitad y sacarles el hueso.
  • DISTRIBUIR las frutas en un plato grande o una fuente bonita.
  • COLOCAR las hojas de mente y perejil sobre la fruta de modo decorativo.
  • MEZCLAR los ingredientes de la vinagreta en un frasco de vidrio.
  • AGITAR el frasco para emulsionar la vinagreta.
  • ALIÑAR justo antes de servir la ensalada.


¿Qué os parece la receta de hoy? ¿Os animáis a probarla?



photo firma_zps424f3bc9.png


photo firma_zps424f3bc9.png



 






Albóndigas veganas de proteína de guisante y manzana a la pasta de curry Massaman

jueves, 17 de junio de 2021


La inspiración te puede llegar de cualquier lado... pero cuando visitas blogs tan ricos como el de mi amiga Lola, te aseguro que entonces ya tienes que probar, algún día, alguna receta sí o sí.

Vi estas albóndigas en el blog de Lola y no me pude resistir a hacerlas a mi estilo vegetariano. Lola es una persona sincera, inteligente y sencilla en su forma de cocinar, pero con ese toque de cocina casera y "de madre", que solo quién lo es, sabe a lo que me refiero.

Yo vi sus albóndigas y las traje a mi terreno, usándolas de inspiración, pues su sencillez me resultó abrumadora. He "complicado" un poco más la receta, es decir, le ha añadido algo más de ingredientes, para hacerla más de mi estilo y, además, para usar una pasta de curry tailandés que compré en el Lidl hacía poco.

Así, la ocasión me permitía dedicarle esta receta a Lola y, también, poder usar esa pasta de curry Massaman, que estaba deseando probar. El sabor y el aroma de este curry me ha sorprendido, pues en boca es suave y untuoso, para nada picante y muy agradable.

Hacía tiempo, por otra parte, que tenía pensado hacer la receta, veganizada, del curry massaman, pero estaba esperando que llegara el otoño, al ser un plato más calentito y reconfortante, que ahora no apetecen para nada... os prometo que para octubre quizás os haga esa receta. De momento, nos quedamos con estas albóndigas, más ligeras, y muy apetecibles en cualquier época del año, ¿a que sí?



Este plato quedó increíble, a pesar de que se me fue un pelín la mano en el aceite... (es lo que pasa cuando estás cocinando y haciendo otras cosas a la vez). Aún así, como os digo, quedó buenísimo, tanto que estoy deseando repetirlo. Os animo a probarlo y a visitar el blog de Lola. 



Ingredientes:
Para las albóndigas
- 125 gr de proteína de guisantes texturizada (también puede ser de soja).
- 1 cebolla pequeña.
- 2 dientes de ajo.
- Un manojito de perejil.
- 1 manzana rallada.
- Sal rosa del Himalaya.
- 16 cucharadas de avena (aproximadamente).
Para la salsa
- 1 cebolla.
- 1/2 pimiento rojo.
- 1 pimiento verde tipo italiano.
- 1 calabacín mediano.
- 1 cucharada sopera colmada de pasta de curry Massaman.
- 1 lata de leche de coco (400 ml.).
- Aceite de coco y sal rosa del Himalaya.
Guarnición
- Acompañar con arroz basmati.
- Decorar con hojas de perejil o cilantro fresco.
- Agregar zumo de limón al gusto, justo en el plato.

Preparación:
  • HIDRATAR la proteína de guisantes durante 15 minutos en agua caliente.
  • ESCURRIR muy bien con un colador y presionando la proteína para que pierda toda el agua posible.
  • En el procesador de alimentos o picadora, PICAR, la cebolla, los ajos, el perejil y la manzana, hasta que queden en trocitos muy pequeños, pero no triturados del todo. Debe quedar con textura.
  • En un bol grande, MEZCLAR la proteína de guisantes con los vegetales triturados, la sal e ir agregando copos de avena hasta obtener una masa compacta, peor no seca.
  • DEJAR reposar 30 minutos.
  • FORMAR las albóndigas, pasarlas por pan rallado y freírlas con aceite de oliva.
  • Mientras reposa la masa de albóndigas, podemos ir preparando la salsa de curry.
  • CORTAR en brunoise muy menuda la cebolla, los pimientos y el calabacín.
  • SOFREIR las verduritas en una sartén con un poco de aceite de coco u oliva.
  • Cuando estén pochadas añadir la leche de coco, la pasta de curry, remover bien para mezclar todo y probar de sal.
  • RECTIFICAR si es necesario de sal o algún otro condimento.
  • HERVIR la salsa unos 10 minutos a fuego lento, removiendo de vez en cuando y apartar.
NOTA IMPORTANTE: os recomiendo no usar mucho aceite en esta receta, solo lo mínimo imprescindible para que las verduritas no se peguen a la sartén. A mi se me fue la mano... como podréis comprobar en las fotos, donde se ve una fina capa de aceite flotando sobre la leche de coco... en fin, son cosas que pasan cuando estás cocinando y haciendo más de una cosa a la vez...



Como os digo... creo que esta va a ser la última receta caliente de la temporada, hasta el próximo otoño. A partir de ahora todo serán recetas fresquitas que es lo que apetece, hidrata y da vigor en estas fechas.
Nos vemos la semana que viene.


photo firma_zps424f3bc9.png


photo firma_zps424f3bc9.png



 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...