Fritters de espinacas con feta y parmesano

jueves, 11 de marzo de 2021


Esta receta salió de la improvisación más absoluta (el día de mi batch cooking) y, también en mi intento de terminar varios productos de los que me quedaban restos por el frigorífico y la despensa; léase: dos paquetes de espinacas frescas, con los que no tenía ni idea de qué hacer... porque los compré pensando en cocinar espinacas con garbanzos, y resulta que cuando me puse al lío... no tenia garbanzos cocidos, así que tuve que echar mano de otra opción para gastar esas espinacas que aún estaban buenas, pero que si las dejaba uno o dos días más, en el frigorífico... ya no servirían.

También quería gastar un resto de harina integral y un resto de copos de avena finos... de esos paquetitos, inútiles que se te van quedando en el fondo de la despensa y cuando los descubres, ves que han puesto todo perdido de polvo, porque (al no cerrar bien el paquete) se ha salido un poco de su contenido.

En fin, que a lo que quiero llegar es que llevo un par de semanas intentando reorganizar mi despensa. Primero, un lunes por la tarde, saqué todo de los cajones, estanterías y muebles, para hacerme a la idea de cuántos comestibles tenía en casa... ¡Ay, madre mía! ¿Cómo se puede llegar a acumular tanta cosa... y tantos restos, en paquetitos, de esto y de aquello...? Así que primero tomé un gran bol donde puse todo lo que estaba caducado que tenía que usar sí o sí, porque aún no se había echado a perder y, en definitiva, fueron un puré de patatas envasado, que ni me acuerdo cuándo lo compré y unos copos de arroz inflado con ágave, para el desayuno; que como a mi marido no le gustan, me los tendré que comer yo solita.

Por otro lado, cogí otro bol grande y puse todos los paquetes de comestibles que tenía a la mitad o con restos... De estos, ya si fueron varios, y llevo algunos días intentándomelos sacar de encima, gastándolos en recetas que voy preparando, para empezar de nuevo. 

Estos dos boles, los coloqué encima de la mesa de la cocina y, he decidido que hasta que no gaste todo lo que hay en ellos, no pienso comprar nada más de esos productos. Así me obligo, a mi misma, a ser más ordenada y consciente de las compras que hago y de lo que voy a gastar o no, en los próximos meses. 

También he tomado la decisión, en este sentido, de volverme un poco minimalista y no quiero comprar comestibles de más para tener acumulados. Además, como a 5 minutos de mi casa tengo una tienda muy chula (me encanta) que venden todo ecológico y a granel... desde hace meses ya no compro nada empaquetado, sino que voy a a Tot a granel y compro allí mis semillas, cereales, frutos secos, harinas y demás. Y es un auténtico placer, pues así no acumulo nada y uso siempre productos frescos, para que no se enrancien en mis armarios.

Mi nuevo "proyecto" es lograr convertir mi despensa en una de esas preciosas que se ven por Pinterest, con botes todos iguales, con etiquetas y con todo bien clasificado por categorías, y demás... pero esa historia, te la contaré en otro post.




Ingredientes:
Para los fritters de espinacas
- 600 gr de espinacas frescas.
- 100 gr de queso Feta.
- 100 gr de queso Parmesano.
- 2 huevos de gallinas felices.
- 4 cucharadas de harina de trigo integral.
- 4 cucharadas de copos de avena finos.
- 1 cucharadita de polvo para hornear (tipo Royal).
- Sal rosa del Himalaya.
- Pizca de pimienta negra recién molida.
- Algo de aceite de oliva para freírlos.

Para la salsa de tomates kumato
- 1 kg de tomates variedad Kumato muy maduros.
- 1 cebolla pequeña.
- 1 diente de ajo.
- 1 cucharadita de Sal rosa del Himalaya.
- 1 cucharadita de azúcar moreno (para quitar la acidez del tomate).
- Orégano y albahaca secos.
- Pizca de pimienta negra recién molida.
- 3 cucharadas de aceite para hacer el sofrito.

Preparación:
De los fritters
  • LAVAR las espinacas y escurrirlas muy bien en el centrifugador de hojas.
  • CORTAR la cebolla en brunoise menuda.
  • SOFREIR la cebolla en una sartén grande con dos o tres cucharadas de aceite de oliva.
  • AGREGAR las espinacas cortadas menudas y dejar marchitar con la cebolla, hasta que se hayan reducido por completo.
  • ESCURRIR en un colador grande las espinacas con la cebolla para que suelten toda el agua acumulada.
  • MEZCLAR con los quesos rallados y los condimentos, poner poquita sal, pues ambos quesos (Feta y Parmesano) ya son saladitos de por sí.
  • En un bol grande, TERMINAR de hacer la pasta para los fritters añadiendo a la mezcla anterior harina y copos de avena, además de los huevos hasta obtener una masa blanda, pero no suelta. sino manejable.
  • DEJAR reposar al menos media hora.
  • Con una cuchara ir tomando porciones de la masa, del tamaño de una pelota de ping pong y dorarlas en una sartén con un poco de aceite, para que no se peguen.
De la salsa suave de tomates Kumato
  • ESCALDAR los tomates durante 30 segundos, en agua hirviendo, habiéndoles hecho, un corte en cruz en la base, para poder quitarles mejor la piel. 
  • PICAR los tomates y reservar.
  • SOFREIR la cebolla picada con el ajo en un poco de aceite, cuando comience a transparentarse, agregar los tomates, la sal, el azúcar y un toque de pimienta (opcional). 
  • PONER también las hierbas secas: orégano y albahaca.
  • DEJAR hervir hasta que el tomate esté frito. Unos 35 o 40 minutos. Removiendo de vez en cuando.
  • PASAR la salsa de tomate por la batidora para que quede más suave y sin grumos. 
Servir los fritters de espinacas, en un plato llano con una base de tomate frito. Quedan deliciosos, recién hechos. Crujientes por fuera y suaves y cremosos por dentro.



Gracias por acompañarme una semana más... Y tú, ¿cómo llevas el tema de tu despensa? ¿Compras a lo loco o eres súper organizado/a? 
Cuéntame, te leo. 


photo firma_zps424f3bc9.png


photo firma_zps424f3bc9.png



 

8 comentarios:

  1. Soy organizada pero alguna comprilla compulsiva y algún capricho si que cae de vez en cuando.
    Esos bocaditos de espinacas con esa salsa tienen que estar de lujo, Pilar.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Que organizadas somos cuando nos ponemos, y si se nos pasa, después volvemos a organizar otra vez. Unas tortitas de verduras es una buena manera de dar salida a productos, sobre todo verduras, que se nos quedan sueltas, luego, combinarlas con otros ingredientes va en gustos, pero al final quedan tan buenas como estas tuyas, con salsa y todo. No nos permitimos ni un desperdicio y eso está bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Creo que te ha invadido Neko espíritu de Mary Kondo, Jajajaja..., que una vez la lees, nunca estás contenta con lo que tienes, y nos sale esa vena de quererlo ver todo organizado y en perfecto orden. Lo confieso, yo también lo hice en su día, y mira una vez lo tienes todo más o menos controlado, te sientes mejor, aunque he de decir, que mi despensa está bien ordenada, pero ni de lejos se parece a una de las que vemos en Pinterest, Jajajaja..., yo creo que eso solo es para la foto, una vez terminada la sesión, se levanta la veda y a menos que una viva sola, es imposible tenerlo todo al milímetro.
    Tus fritters se ven preciosos, ya solo imaginar esa salsa, dan ganas de rebañar el plato.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Pilar!! Deliciosos fritters de espinacas, además, me encantan las espinacas, y de esta forma más, con el queso feta, el parmesano y con los copos de avena. Tienen que tener un sabor estupendo, y si además, lo acompañas con esa salsa de kumatos se convierten en una receta riquísima y de lo más equilibrada.
    En cuanto a la organización de la despensa yo la llevo más o menos bien, no perfecta, claro está, eso es bastante difícil, pero dado a que es pequeñita, siempre es más fácil tenerla más o menos organizada. Yo tengo casi todo en botes de cristal transparentes herméticos, de estos que tienen una tapa con una bolita de cristal también encima, como los de antes, muy vintage. Siempre digo que me daría pena que alguno se me rompieran. Tengo otros grandes blancos con tapa del mismo estilo pero de cerámica donde tengo la sal y el azúcar y me encantan. Los saco siempre con cuidado para que no se me rompan. Como aquí es difícil comprar a granel, saco la pasta, legumbres, arroz o la sal y el azúcar entre otros del paquete y los meto en los botes. Luego, tengo un paquete de cada cosa de reserva, pero hasta que no se me gasta uno de esos paquetes, no compro otro, relleno los botes cuando están vacíos, los lleno con el paquete de reserva y entonces compro otro. No suelo comprar nada de 3x2 ni nada eso, no hay espacio y tengo que ser consciente. El hacerme el menú semanal, también hace que compre sólo lo que necesito y aunque, a veces veo cosas que me gustaría probarlas, si no entra en mi menú, lo dejo, pues termina por ahí dando vueltas y a veces, cuando quiero echar mano de eso, ya se ha caducado, así que cada vez compro menos cosas que no sé si voy a usar pronto.
    La limpieza de la despensa la hago siempre en verano que tengo más tiempo y veo que cada vez encuentro menos cosas caducadas o para tirar, cosa que me alegra bastante. Las harinas especiales que no tengo en los botes de cristal transparente por no usarlas a menudo, si están empezadas las dejo en su paquete y metidas en pequeñas bolsas de papel que tengo tipo para bocadillos para que no se salgan, , pues es verdad que antes, cuando no las tenía así, era normal ver restos en las baldas pues de alguna manera se habían salido. Reconozco que soy para algunas cosas bastante ordenada, soy de las que deja las cosas justo en el mismo sitio donde estaban, pero aún así, es imposible tener todo perfecto. Si mi despensa fuera algo más grande, te aseguro que sería como una de esas despensas de las revistas, ja, ja. De mi lavadero y de mi cuarto de baño, quién entra, siempre me dice que parece sacado de una revista de decoración, raro es que haya algo por en medio. Los lugares que me gustan como están decorados, intento que siempre estén igual. Mi marido es aún más ordenado que yo, así que eso también ayuda. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Yo reconozco que fui más ordenada o mejor dicho maniática de lo que ahora soy..creo que es la edad y que para dos pelagatos tampoco acumulo mucho, pero un par de veces al año hago revisión,menuda improvisación que te has marcado 👍 yo pongo el pan jiji. Besinos wapa

    ResponderEliminar
  6. Pues la verdad Pilar,que vaya receta que te has sacado de la manga con los productos que has utilizado..... siempre digo que las recetas que salen del aprovechamiento son maravillosas
    besitos¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. Hola Pilar, pues vaya con tu improvisacion, no tenias garbanzos pero le distes otro menester y a cual mas rico, seguro que estaban divinos esos fritters.
    Venga hay que darle salida a todo eso que tienes pendiente gastar, a ver con que nos sorprendes otro día.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola Pilar, siempre disfrutando de tu cocina y de leerte, muchas estamos identificadas con el post de hoy. Encantada co estas tortillitas de espinacas delciossas, tan típicas de esta época del año y de ssu alsa que será para rebañar sin remilgos.
    Hoy especialmente, querida Pilar, te mando un beso y todo mi cariño.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...