Focaccia integrale alla genovese.-

jueves, 5 de noviembre de 2015





¡Hoy me pilláis, otra vez, con las manos en la masa...!

¡¡Por favor, que alguien quite la harina y la levadura de mi alcance... jajaja!!

Es broma... pues esta focaccia la hice antes del último verano, pero por una cosa y otra me apetecía publicar recetas más frescas y siempre, la pobrecita, se queda relegada en "borradores"; es por eso que las fotos no están del todo bien y aparecen con ese horrible "marco"; es que no encuentro las originales para poderlas editar de nuevo... pero nada impide que la podáis disfrutar vosotros, pues está realmente rica, crujiente y bien aromática.

Últimamente, he aprendido que la mayor parte de los panes y masas como los de pizza o, ésta que hoy os traigo, de focaccia requieren ser amasados durante unos 8 o 10 minutos para que se desarrolle el gluten en la harina.

El tiempo empleado tanto en amasar esta masa como en leudar... lleva tres leudados, bien merece la pena y os aconsejo que la hagáis al menos una vez, sin prisas, cuidando los detalles y respetando los tiempos, pues el resultado no tiene punto de comparación con ningún otro tipo de pan que hayáis probado...

Esta focaccia es "mixta" podríamos decir, pues he usado harina blanca y harina integral mezcladas para hacer la masa y así obtener un resultado magnífico.

No es la primera vez que hago una focaccia (hogaza en italiano), pero el resultado de ésta ha sido excelente y a todos nos gustó mucho.

Por supuesto que no voy a descubrir nada nuevo pues ya sabéis que este tipo de pan plano se puede comer tibio o a temperatura ambiente y es crujiente y aromático por fuera a la vez que esponjoso y blando por dentro.

Acepta multitud de variaciones, hasta hay una versión que lleva una patata cocida en la masa (que quizás pronto haga) y siempre debe llevar hierbas aromáticas por encima, ya sean frescas o secas. Lo que si es optativo es el queso, pues no se trata de una pizza en sí, sino de un pan (hogaza plana) que se puede comer para acompañar aperitivos, quesos, embutidos, o incluso una rica y humeante sopa en invierno.






Ingredientes:

- 300 gr de harina de trigo integral.
- 200 gr de harina de trigo blanca.
- 25 gr de levadura fresca.
- 350 ml de agua a temperatura ambiente.
- 100 ml de aceite de oliva virgen extra (divido en 2 partes).
- 1 cucharadita de sal fina.



Preparación:
  • En un bol grande mezclamos las dos harinas con la sal. Hacemos un hueco en el centro y desmigamos en él la levadura y vertemos el agua. Comenzamos a amasar con una cuchara de madera o con las manos y echamos 50 ml de aceite de oliva a la masa. 
  • Una vez todos los ingredientes estén unidos vemos que tenemos una masa muy blanda. Es el momento de volcarla sobre la encimera espolvoreada con harina y empezar a amasar, ir agregando poco a poco harina (blanca usé yo) hasta obtener una masa homogénea y lisa. Este proceso nos llevará unos 8 o 10 minutos. 
  • Engrasamos levemente la masa y la metemos en el bol tapándolo con film transparente. Lo dejamos en un lugar libre de corrientes de aire hasta que doble su volumen. De una hora y media a dos. Yo como tenía tiempo lo dejé dos horas. 
  • Sacamos la masa del bol y las desgasificamos. Esto es amasarla sobre la encimera levemente enharinada 1 minuto. Vertemos los otros 50 ml de aceite de oliva en la placa del horno y extendemos la masa con las manos. Dejamos que leude de nuevo otra media hora. Podemos meterla al horno apagado con la luz encendida. 
  • Pasada esta media hora, sacamos nuestra focaccia y le damos los toques finales: con la punta de los dedos la vamos masajeando y haciéndole los hoyuelos característicos de este tipo de pan. Entonces, esparcimos por encima sal gruesa, no demasiado y las hierbas aromáticas que más os gusten. La dejamos de nuevo leudar (es el tercer leudado) durante otra media hora. Tapada con un paño limpio de cocina. 
  • Encendemos el horno mientras tanto y lo calentamos a 2oo º C. 
  • Ahora sí, pasada esta última media hora metemos nuestra focaccia en el horno unos 15 o 20 minutos a 200º C, hasta que se dore. Un cosejo importante es que la pulvericemos con agua, y también el horno para que nuestra focaccia sea más jugosa por dentro. 
  • Un detalle importante también es que para que sea más crocante, al sacarla del horno debemos depositarla sobre una rejilla hasta que se enfríe.

Focaccia integrale alla genovese





 photo firma_zps424f3bc9.png







20 comentarios:

  1. Deliciosa esta focaccia sin lugar a dudas. Soy adicta a ellas y en casa también les encantan.
    Prueba a ponerle la patata, te sorprenderá , pues le aporta a la masa una esponjosidad extraordinaria.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo muchas ganas de probar la masa con patata, a ver si la próxima me animo. Besos y buen finde....

      Eliminar
  2. Absolutamente perfecta Pilar. En casa, que somos un caso, empezamos preparando la focaccia muy básica y cada vez le poníamos más cosas, así que al final muchas veces decimos que vamos a preparar focaccia y en el fondo estamos haciendo una pizza en toda regla, pero es que nos encanta esa textura de masa como base. Al menos en nuestra defensa alegaré que no la terminamos de una vez sino que nos dura al menos para dos cenas o una comida y una cena.

    Me ha gustado mucho la tuya con la mezcla de harinas así que intentaré ceñirme a la receta tradicional y prepararla sin abarrotarla de cosas, sólo unas hierbas para disfrutar de ella con quesos, patés o embutidos (que ya sé que no son de tu gusto ni yo puedo tomar la mayoría de esas cosas durante el embarazo)

    Estoy de acuerdo en la importancia de un buen amasado, hace mucho por cualquier masa que preparemos

    ¡Besos mil y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la focaccia hay que tener cuidado... a mi no me gusta mucho ponerle ingredientes a discreción... pues al final se convierte en pIzza... jajaja! Besos y buen finde...

      Eliminar
  3. Verde de envidia y babeando me hayo !!!!
    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Pilar, me encanta la focaccia porque es muy sabrosa y porque permite que, con ciertos límites, juguemos con algún ingrediente más o con alguno menos para ir variando su sabor sin perder su esencia: un pan chato que enriquece cualquier picada/picoteo/tapeo, acompaña de maravillas a los quesos (animales o vegetales) o a los patés vegetales y que hasta puede comerse sola, disfrutando de todo su sabor. Ésta te ha quedado estupenda ;)
    Un beso grande y que pases un hermoso fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo adoro la focaccia, es tan fácil y versátil que casi siempre la preparo cuando vienen amigos a casa... Besos y te deseo un buen fin de semana lleno de amor.

      Eliminar
  5. Sin dudas es adición lo que entra con las masas empiezas y no quieres terminar, a mi me pasa igual.
    Te a quedado muy rica y crujiente y es sin duda por todo ese rato de amasado no se puede comparar un pan o focaccia con ese amasado o uno rápido, la diferencia esta en el resultado, como el de tu focaccia riquisima por cierto pruebalo con un poco de romero la próxima vez esta ummmm.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, no sabes las ganas que tengo de tener una plantita de romero en casa para estos menesteres... Besos y buen finde...

      Eliminar
  6. Ya sé porqué te ha quedado tan crujiente, aromática y superior,
    usaste el ingrediente secreto: ¡¡mucho amor!!
    Arrivederci!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias preciosa... el amor es el ingrediente principal que todas ponemos, el primero, en nuestras publicaciones... Besos, guapa!

      Eliminar
  7. Se ve genial, me gusta mucho la focaccia y eso que hasta ahora la he comprado hecha, imagino lo que será hacerla en casa.. Vamos nos pondríamos redondos. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es un vicio, una vez que empiezas... No puedes parar! Besos y buen fin de!

      Eliminar
  8. Pintaza que tienen la focaccia!! Desde luego no hay nada mejor con las masas que tener paciencia. Cuanta más paciencia, más bueno el pan, o lo que sea :)
    besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, esta focaccia me lo confirmó. Después de tres leudados mereció la pena, lo crujiente y rica que estaba. Besos.

      Eliminar
  9. Con la focaccia lo que me pasa es que empiezo a quitarle cachitos como quien no quiere la cosa y al final me la como entera. Es que me gusta un pan una barbaridad y si son con tanto sabor como los que tú haces, mucho más. Muy buena.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa igual, qué rica está a trocitos... esos que nadie te ve comer... jajaja! Besos.

      Eliminar
  10. ¡Hola Pilar!
    No seré yo la que te quite la harina de las manos. Es más, como te descuides me planto allí con sacos de harina y así tengo compañera de viaje panarra jajaja Si es que no hay nada como enredar haciendo masas. Y si es con una harina de calidad, mejor. Yo mis harinas del día a día las tengo todas del Rincón del Segura que son ecológicas, muy buenas y, sobre todo, ya me conozco su comportamiento. Vamos, que no se me ocurre dejarla levar tres veces porque me sobrefermenta y luego a ver qué hago jajaja Lo que si te digo es que tu receta de masa de focaccia es mi favorita con diferencia de todas las que he probado (desde aquella que subiste con el relleno de mozzarella jajaja). Ésta, una maravilla como aquella otra. Un besazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!! Me alegro que te guste. A mi también me encantaría probar las harinas del Rincón del Segura en alguna ocasión. Besos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...