Galletas rústicas de avena, naranja y chocolate.-

miércoles, 30 de octubre de 2013



Fáciles de hacer, estas galletitas son perfectas para un desayuno o una merienda, acompañadas de leche de soja, zumo natural o una infusión aromática. También te las puedes llevar a la oficina o mandárselas a tus hijos para el recreo... 

La verdad, no suelo hacer galletitas, y además tampoco nunca las compro, pero estas nos gustaron mucho y seguro que repetimos. 

Ingredientes:


- 1 taza de  harina integral.

- 1 taza de copos de avena finos.
- 1/2 taza de azúcar de caña ecológica.
- 1 cucharadita de levadura para hornear.
- 1/2 cucharadita de canela en polvo.
- Unos trocitos de pepitas de chocolate.
- 1/2 taza de aceite de girasol (1ª prensada en frío).
- Zumo de 1 naranja.




Preparación:
  • Pre-calentar el horno a 180°C. 
  • En un bol poner todos los ingredientes secos y mezclar. 
  • Incorporamos el aceite y el zumo de naranja; mezclamos hasta obtener una masa.
  • Estirar con un rodillo en una superficie de trabajo espolvoreada con harina integral, dejarla de unos 5 mm de espesor, cortar con el corta pastas deseado. 
  • Hornear unos 15 ó 20  minutos. Si que se doren demasiado.
  •  Una vez frías, guardarlas en una lata o bote de vídrio, aguantan una semana.

Un snack súper sano para las mamás que tenéis hijos, y por la tarde os piden unas galletitas con la leche... 

Puchero de verduras.-


Puchero de verduras.


Si queréis ver una versión renovada y mejorada de este puchero, podéis ir a mi otra receta.. ya veréis que rica y apetecible... 

----------------------------------------------

Esta receta cunde bastante, así que si la hacéis para dos, como es mi caso, podréis comer dos días seguidos o si la compartís, comerán bien unas 4 ó 5 personas.

La receta base la saqué del "puchero argentino", pero la adapté y la convertí en vegetariana y la verdad, quedó deliciosa.




Ingredientes:



- Verduras2 puerros, 1 cebolla en trozos, 1 rama de apio picado, 2 zanahorias en cuartos, 1 buen trozo de calabaza en cuadrados grandes, 1/2 repollo pequeño, 2 zapallitos redondos en cuartos (aquí se conocen como calabacines redondos) aunque yo usé calabacines normales (zucchini), 1 ó 2 mazorcas de maíz cortados en mitades , 3 patatas medianas en trozos grandes, 2 boniatos medianos en trozos.


Las verduras, protagonistas absolutas de este receta.


- Resto de los ingredientes: 1 taza de garbanzos remojados (opcionales, os lo pongo pero no los usé en esta ocasión), 3 litros de agua, 1 cubo de caldo vegetal, sal.

- Un buen trozo de carne vegetal que herviremos con las verduras (Ver receta aquí)



Preparación:
  • Poner la noche antes a remojar los garbanzos o usarlos de bote, aunque hay que enjuagarlos muy bien.
  • Al día siguiente, en una olla grande, poner los garbanzos con agua hirviendo y llevar a ebullición. Espumar bien. 
  • Si los garbanzos son de bote, que ya están tiernos, los ponemos al final.
  • Como no usé garbanzos, pues estos tres pasos del principio no los tuve que hacer... pero si los ponéis, ya queda explicado.
  • Agregar los puerros, la cebolla, el apio, las zanahorias, la carne de seitán cruda (en bolas o filetes), el repollo cortado en 4 trozos grandes y las mazorcas de maíz. Hervir 30 minutos e incorporar los calabacines redondos o el calabacín grande cortado en trozos y la calabaza. Seguir la cocción unos 10 minutos más hasta que estén tiernos.
  • Cocinar por separado las patatas y los boniatos en agua con sal .
  • Servir las verduras en una fuente, con el seitán, que previamente habremos dorado en una sartén (sacándole la humedad con papel absorbente, para que se dore y no se cueza) y los garbanzos con las patatas y el boniato en otra. 
  • Colar el caldo y acompañar con arroz blanco o fideos finos
  • Aunque lo más cómodo es servir directamente los platos, así no se os enfrían las verduras... 
¡Qué rico!

Un plato contundente, de esos que apetecen en un frío día de invierno... pero sin nada de grasa y cuyo sabor es increíble, gracias a la cantidad de verduras que contiene.





Vamos,... que con esta comida comemos varios días... 

Filetes de seitán... para todo tipo de preparaciones.-

Filetes de gluten o seitán.


Esta receta de seitán es básica en la cocina vegetariana, si es que os gusta el gluten... a mí no me gustaba demasiado, porque lo consideraba gomoso y sin sabor, pero desde que aprendí a preparar esta receta estoy encantada, pues mis días "contra" del gluten han pasado... 

Ahora es otra cosa, estos filetes son tan versátiles y, como tienen la ventaja que se pueden congelar, te solucionan la vida en un momento. Podemos tenerlos congelados individualmente y sacarlos cuando nos sean necesarios, además con ellos podemos preparar milanesas o filetes empanados, hamburguesas o albóndigas (si los picamos con la picadora), rellenos para empanadillas o para verduras... como base para algún guiso que lleve "carne", o simplemente a la plancha con unas verduritas quedan fantásticos... 


Probadlos y ya me contaréis.


La levadura de cerveza y el germen de trigo son opcionales...
Ingredientes: - 1 vaso de harina de gluten
- 1/2 vaso de  nueces
- 2 cucharadas soperas de germen de trigo (opcional, le pongo porque me gusta el toque que le da).
- 2 cucharadas soperas de levadura de cerveza (idem).
- 1 cucharadita de ajo en polvo
- 1 vaso de caldo de verduras hecho con un cubito; debe estar a temperatura ambiente, así que hay que dejarlo enfriar. 

Preparación:

  • Para hacer la carne molemos todos los ingredientes en el robot de cocina, excepto el gluten y después se lo vamos añadiendo a la "lechada" de nueces" y removemos al principio con un tenedor o cuchara de madera, hasta que se vaya poniendo seco y entonces metemos las manos para amasarlo.
  • Según una buena amiga, Sandra en su programa Come bien, dice que el secreto para obtener un buen gluten es que a la hora de amasarlo, nuestras manos no deben quedar húmedas con la masa, para ello le vamos añadiendo, poco a poco, más harina de gluten mientras le damos forma, nunca harina de otro tipo, solo de gluten. Porque la harina de gluten forma una película alrededor que evita que se desarmen cuando la estamos cociendo.
Haciendo los filtetes.
  • Formamos filetes que después podremos usar en otras preparaciones, así como en nuestro puchero de verduras,  la receta que os pondré a continuación.
Filetes hirviendo.

  • Otra característica del gluten es que si hacemos filetes, a parte de ser más cómodo para usar, tardan menos tiempo en hervir. Para estos filetes solo hace falta unos 20 minutos en agua hirviendo con sal y laurel, mientras que si hervimos el bollo entero de masa, necesitaremos más de una hora.
Filetes de gluten o seitán.

Estoy feliz con el resultado de esta receta, pues a partir de ella prepararemos multitud de comiditas ricas...

Crema de calabacín.-

Crema de calabacín, verduritas y torta de queso.


¡Hola amigos!
Hoy vengo con esta receta de Karlos Arguiñano: Crema de calabacín con verduritas y queso. Es uno de los cocineros con el que muchos españoles hemos aprendido a cocinar... Es verdad, que cocina carnes y pescados, pero esta crema está deliciosa y con la presentación que nos propone el chef, y que he intentado reproducir... es todo un capricho para la vista y el paladar.
Los que no comáis queso lo podéis sustituir, por ejemplo, por unos picatostes de pan frito, o bien simplemente con las verduritas ya queda muy vistoso. Es un plato de los normales, de eso que comemos en casa, de los de diario... pero que con esta presentación, nos puede resolver un primero para cuando tenemos amigos, además es muy económico.

He disminuido la cantidad de los ingredientes, porque nosotros somos dos... pero aquí os pongo las cantidades para unas 4 personas.



Ingredientes.

Ingredientes:
  • 3 calabacines
  • 1 puerro
  • 2 patatas
  • 3 zanahorias
  • 1 brócoli
  • 200 gr. de queso
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
Preparación:
  • Rallamos el queso y lo ponemos en cuatro montoncitos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Coloca encima otra lámina de papel y presiona los montoncitos. Hornea a 180ºC (con el horno precalentado) durante 12 minutos. Una vez doradas las tortitas de queso, sácalas del horno y deja que se enfríen. Reserva. No deje que se quemen, pues sino son tóxicas, solo que se doren. Si se queman no las comáis pues son cancerígenas las zonas del queso muy quemado.
Tortas de queso.
  • Limpiamos y picamos el puerro y lo rehogamos en una cazuela con un chorrito de aceite. 
  • Picamos los calabacines y los añadimos a la cazuela. 
  • Pelamos y troceamos las patatas, las echamos en la olla. 
  • Sazonamos y cubrimos con agua. No demasiada, para que quede cremoso, aunque si nos hemos pasado de agua, le podemos quitar un poco de caldo antes de moler.
  • Dejamos cocinar durante 12-15 minutos. 
Preparando la crema.
  • Trituramos con la batidora y reservamos
  • Cortamos los ramilletes del brócoli y los colocamos en una cazuela con 2 dedos de agua en el fondo y una de esas bandejas de hervir al vapor. Colocamos la tapa y cocina mos hasta que queden al dente. Reservamos.
Brócoli al vapor.
  • Cortamos las zanahorias en juliana y las salteamos en una sartén con un poco de aceite de oliva.
Rehogar la zanahoria.


Sirve en cada plato la crema de calabacín con una torta de queso y acompaña con el brócoli y la zanahoria. Delicioso...


Deliciosa y espectacular.

Consejos del chef Karlos Arguiñano (me parecieron muy interesantes, por eso os los pongo):
A la hora de escoger los calabacines, elige los que no sean muy grandes, ya que suelen tener una pulpa más dura y muchas semillas. Fíjate en que no esté deteriorado por fuera, pero no te guíes por el color, porque la tonalidad verdosa varía según el tipo de calabacín.


El ingrediente estrella de esta receta es el calabacín que, como todas las verduras, nos aporta vitaminas y minerales, fibra y sobre todo agua. Esto conlleva que es diurético y apenas contiene calorías.



Como guarnición se acompaña de más verduras: el brócoli y las zanahorias, que presentan unos compuestos que nos previenen del cáncer.

Además, el queso presente en esta receta es rico en proteínas de digestión muy fácil y completa en materias grasas, en calcio y en sodio.

Un dato: los quesos blancos son los que contienen menos sodio.

Increíble si queréis sorprender a vuestro invitados.
Mi opción para completar un menú equilibrado,  es que podemos elegir unas lonchas de tofu a la plancha como segundo plato (con una ligera guarnición) y una macedonia de frutas de postre. Os quedará un menú buenísimo, económico y con el que dejaréis a vuestros invitados con la boca abierta... y la barriga contenta...

Guiso de patatas a la riojana... mi versión vegana.-

martes, 29 de octubre de 2013



Hoy es un día gris... algo fresquito, pero aún no hace frío, por eso me decidí a hacer este guiso, que es una buena Olla Vegetariana, para un día de diario... Es un plato súper sencillo que os arreglará la comida de un día cualquiera, para empezar comed una rica ensalada, por ejemplo.

Jajaja... al ver la receta, me imagino a más de uno/a de los puristas en la cocina que pensará que he cometido un auténtico sacrilegio al atreverme a presentar esta "versión" o "pseudo-versión" de las clásicas patatas a la riojana o patatas con chorizo de toda la vida... pues bien, no os asustéis, ni os echéis las manos a la cabeza, ésta es mi visión personal, tras 5 años de ser vegetariana de cómo hacer unas ricas patatas guisadas... Os la dedico, buen provecho!!

Ingredientes:

- 4 patatas grandes a gajos.
- 2 chorizos veganos (Ver receta aquí).
- 2 tomates pequeños rallados.
- 1 hoja de laurel.
- 1 pastilla de caldo vegetal biológico.
- 1 cebolla de Figueras y 4 dientes de ajo.
- 1 cucharadita de pimentón dulce.
- Agua para cubrir las patatas.
- Sal y aceite de oliva.


Preparación:
  • Picamos la cebolla a juliana y los ajos en láminas y los ponemos a sofreír en una olla con aceite de oliva virgen extra.
  • Unas vez dorados, pero sin que se quemen añadimos los tomates rallados, la pastilla de caldo, la cucharadita de pimentón, el laurel y las patatas cortadas al gajo.
  • Cubrimos con agua, y dejamos que hierva. No meter cucharas de palo o similares para mover, simplemente mover delicadamente la olla para que las patatas, se vayan rompiendo solas.
  • Cuando hierva, agregamos las rodajas de chorizo vegano por encima y dejamos que se haga todo a fuego lento durante unos 20 ó 25 minutos. Hasta que las patatas estén tiernecitas... 

Guauuu, qué delicia, preguntadle a uno que yo me sé... que disfrutó mucho comiéndoselas...

Chorizo vegano.-

Chorizo vegetal.-


Existen muchas recetas de chorizo o fiambre vegetal... de entre todas las posibilidades, ésta es de las que más me ha gustado, además de ser muy cómoda y fácil de hacer. Queda muy buena y se puede incluso congelar hasta 3 meses y sacar para usarla cuando nos convenga.

Podemos usarla tal cual en bocadillos, sándwiches o como lonchas pasadas por la plancha acompañándolas de la guarnición que más nos guste, por ejemplo un arroz, pasta, ensalada, verduras al vapor... en fin un sin fin de posibilidades; además también nos sirve para cortarla en rodajas gruesas y hacerlas a la barbacoa o añadirlas a los potajes de lentejas, alubias o garbanzos... 


Os aseguro que es una buena opción, con grasas saludables y pura proteína. 


La receta se la debo a los estupendos programas de mi amiga Sandra, Como bien, que podréis encontrar en Youtube.



Los condimentos son al gusto, si preferís otros, podéis usar los que más os gusten en más o menos cantidad...

Ingredientes:

- 200 gr. de harina de gluten.
- 125 gr. de nueces.
- 200 ml. de agua a temperatura ambiente.
- 2 cucharadas grandes de arroz hervido.
- 1 cucharadita de ajo en polvo.
- 1 cucharada grande de pimentón ahumado.
- 1 cucharada de pimentón picante.
- 1 cucharadita de sal.



Si ponéis más pimentón quedará más rojo...

Preparación:



  • En el vaso de la picadora o en el robot de cocina mezclamos el agua con las nueces, y todos los demás condimentos, menos el arroz. Lo mezclamos bien hasta que quede un puré fino.
  • Ponemos el puré en un bol y le vamos añadiendo a cucharadas el gluten y mezclamos de una en una, también le añadimos el arroz.
  • Debe quedar una masa blanca que se despegue de los laterales del bol, pero no dura.
Consistencia de la masa, es blandita.

  • Poner porciones del tamaño deseado en plástico de bolsas de congelación, no usar film transparente... pues es tóxico al alcanzar altas temperaturas. Cerrar con los ganchitos que traen las bolsas o con hilo especial para cocinar. Como si fueran caramelos.
Los hice pequeños, pero podemos darle también forma más grande.


    Listos para hervir.
  • Hervir en agua con sal y laurel durante 30 minutos.
Ahora sí listos para comer...



Fideos con tomate.-

domingo, 27 de octubre de 2013

Rico almuerzo clásico.


Esta receta es un clásico en la tradicional cocina de mi madre... y también la puso mi hermana Concha en su blog, De buena mesa, hace unos días. Es todo un homenaje a las recetas de siempre y el sabor más auténtico que me encanta recordar cuando echo de menos a mis padres... 

Plato sencillo, pero delicioso y natural, como entrante os recomiendo una rica ensalada de vegetales frescos y crujientes. 


Ricos y sencillos ingredientes que tenemos en nuestras despensas.

Ingredientes:

- 150 gr. de fideos tipo Fideuá.
- 500 gr. de tomates maduros pelados y cortados en trozos grandes.
- 1 cebolla de Figueras a juliana.
- 1 pimiento verde tipo italiano a juliana gruesa.
- 4 dientes de ajo a láminas finas.
- 1 hoja de laurel, 1 pastilla de caldo de verduras biológica, sal, aceite de oliva virgen extra y agua para cubrir los fideos.
- Una pizca de hierba buena seca (qué lástima que no tenía fresca) para servir.




Preparación:

  • Pelamos los tomates y los cortamos a trozos grandes.
  • Pelamos la cebolla y los ajos y los cortamos en juliana.
  • Cortamos el pimiento en tiras gruesas.
  • Ponemos a sofreír la cebolla, el ajo y los pimientos hasta que estén dorados, pero sin quemarse.

  • Agregamos los tomates, la hoja de laurel, la pastilla de caldo y sal. Dejamos que se fría bien. Durante 15 ó 20 minutos.

  • Agregamos los fideos, damos unas vueltas y los cubrimos con agua caliente. Remover.

  • Cuando comience a hervir dejar unos 10 minutos y apartar.
  • Dejar reposar unos minutos y servir con hierba buena seca por encima.

Los serví con una rica ensalada, la condimenté con tofu para así completar las proteínas... y quedó un almuerzo sano, sencillo y muy, muy rico...



Leche de soja.-

miércoles, 23 de octubre de 2013



Os confieso algo... son tantas las variedades de leches de soja que existen en el mercado que, la verdad, no me pongo ha hacerla muchas veces; solo de vez en cuando... pero hace tiempo que algunos de vosotros me venís preguntando sobre cómo hacer leche de soja casera, y sobre todo tofu... así que me he decidido a poner la receta de la leche, para a partir de ella, hacer el tofu, también casero.

Antes de empezar quisiera deciros que si nos acostumbramos a hacer la leche de soja en casa, sale más barata que la envasada y además nos aseguramos que la soja sea ecológica... y por otro lado, si no tenemos tiempo de hacerla, hay que asegurarnos que la que compramos tenga más de un 12 ó 13% de habas de soja y que no tenga azúcares añadidos. 

Aquí en España hay muchas variedades y marcas a nuestra disposición en el mercado, tanto ecológica como normales, pero de buena calidad. Si me tengo que quedar con alguna de ellas, siempre compro en la gama de las ecológicas la Soja Drink de Grano Vita;  o la leche de soja de la marca Hacendado de Mercadona, que no es ecológica pero tiene un sabor delicioso con un 14% de habas de soja, agua y sal, sin azúcares añadidos y sin aditivos.

Para hacer una buena leche de soja en casa lo primero es comprar unas habas de soja amarilla ecológica que encontraréis en cualquier tienda de dietética, a precios cada vez más asequibles. Entonces, sin más, os paso los ingredientes y la preparación.



Ingredientes:

- 250 gr. de habas de soja amarilla peladas.
- 2 litros de agua filtrada o mineral.



Utensilios:

- Un robot de cocina o batidora de alta potencia.
- Una olla grande.
- Un colador de tela blanca o gasa o colador fino.
- Un termómetro de cocina (Opcional).
- Recipientes herméticos para guardar  y conservar la leche fresca.




Preparación:
  • Lavar la soja amarilla y dejar remojar durante unas 12 horas.
  • Después del remojo, volver a lavar y batirlas con 1/2 litro de agua filtrada o mineral.
  • Echar a mezcla en una olla grande y añadir el 1,5 litro de agua restante.
  • Calentar la mezcla hasta que borbotee y dejar que se cueza 30 minutos a 70 ºC.
  • Cuidado, ya que al llegar al punto de ebullición la leche de soja puede montarse, como si fuera leche de vaca. 
  • Con un termómetro se puede controlar que la temperatura de cocción se mantiene a unos 70 ºC para evitar que haya desbordamientos intempestivos.
  • Filtrar el resultado para obtener la leche, sobre un bol grande poner el colador y la gasa por encima e ir filtrando la leche sin quemarnos.
  • No tirar el residuo ("okara") que queda tras colar toda la leche, pues con esto se pueden hacer multitud de preparaciones: hamburguesas, albóndigas, galletas, bizcochos, cremas, etc. 
  • Dejar que se enfríe un poco la leche y ponerla en recipientes o botellas muy limpias y cerradas herméticamente en el frigorífico.
  • Dura entre 24 y 48 horas. Agitar antes de servir, ya que se suelen formar posos.

La leche de soja se puede usar exactamente igual que  la de vaca, es decir, sustituye a la leche de origen animal en todos los aspectos. Además está increíblemente buena... 

Yogur de almendras (yogur crudo oleaginoso).-



Aquí os presento un yogur crudo que será todo un descubrimiento, como lo fue para mí, con almendras y un poco de paciencia, preparaos para disfrutarlo!

Esta estupenda receta la saqué del libro Leche y yogures vegetales hechos en casa de Anne Brunner.

Ingredientes:

- 50 gr. de almendras crudas
- 75 ml. de agua (medio vaso)
- Sirope de Ágave.




Preparación:
  • Echar 50 gr. de almendras a remojo durante unas horas.
  • Pelar las almendras con los dedos o con la ayuda de la punta de un cuchillo pequeño y aclararlas.
  • Triturar las almendras y añadir 75 ml. de agua filtrada o mineral a temperatura ambiente.
  • Volver a triturar hasta obtener una pasta semilíquida que se pueda echar en un tarro de yogur o un bote de vidrio bien limpio.
  • Cubrir con un paño y dejar que se fermente una noche a temperatura ambiente. 
  • Al día siguiente por la mañana, cubrir con una tapa y dejarlo en la nevera al menos una hora.
  • A la hora de comerlo endulzarlo con una cucharada de sirope de ágave.


Tarta de caquis.-



Es tiempo de caquis y si vais a las fruterías los veréis expuestos y preciosos en sus cajones de madera... esperando ser adquiridos por alguno/a de nosotros/as, para ofrecernos todas sus bondades en nuestras mesas y paladares... 

Me encantan los caquis y a mi marido ni os cuento... es su fruta preferida, después del mango... 


Ahora es la mejor época para comprarlos pues estamos en plena temporada, y como duran muy poquito en el mercado os aconsejo que los comáis, si os gustan y si podéis, pues se acabarán pronto...


Después, es verdad que podremos seguir viendo en las fruterías lo que se se llaman sharonis, pero no son lo mismo... nada que ver, pero ahora es tiempo de caquis y hay que disfrutarlos, saborearlos, "manosearlos"... por eso os comparto esta deliciosa tarta que no dejará a nadie indiferente, os lo puedo asegurar.

Encontré la receta por casualidad en un blog muy lindo y la adapté a mis propios gustos, sobre todo la masa que quedó espectacular... Si os gustan los caquis, la repostería y queréis agasajar a vuestra familia.... aquí está esta tarta insólita y genial.




Ingredientes:


- 300 gr. de harina blanca

- 100 gr. de azúcar moreno.
- 1/2 sobre de Levadura de Respostería.
- 90 gr. de aceite de girasol biológico.
- 2 huevos camperos.
- La ralladura de un limón.
- Una pizca de sal.
- Caquis bien hermosos y maduros.
- 50 gr. de pasas sin pepitas e hidratadas.

Preparación:



  • Poner a remojar las pasas en agua templada.
  • Colocar la harina con el azúcar, la sal y la levadura en un bol, bien mezcladas con una cuchara. Ah, y la ralladura de limón.
  • Batir los huevos y agregarlos en un hueco que hayáis hecho en el centro.
  • Añadid el aceite de girasol e ir mezclado, primero con un tenedor y después con las manos.
  • Cuando la masa parezca como migas, ponerla en la encimera y amasar muy poco, solo hasta que todos los ingredientes queden integrado. Huele de maravilla... y es solo la masa, ¿eh?
  • Meter envuelta en film transparente en el frigorífico durante 1 hora como mínimo.
  • Abrimos los caquis y con una cuchara sacamos la pulpa y la reservamos, aprovechamos todo menos el pedúnculo y las pieles.
  • Precalentamos el horno a 160 ºC.
  • Dividimos la masa en dos mitades. 
  • Colocamos una de ellas en el fondo de un molde de paredes bajas, previamente engrasado y enharinado.
  • Extender con la punta de los dedos, no usar rodillo, hasta cubrir toda la superficie.
  • Con parte de la otra mitad de masa, hacemos un cordoncillo que vamos pegando a la otra masa, la del fondo, sin que queden huecos. Nos ayudamos mojándonos las manos ligeramente con agua, que habremos puesto en un vaso.
  • Le damos una forma bonita y bien puesta para que no se salga el relleno.
  • Rellenamos la masa con la pulpa de los caquis y por encima le colocamos las pasar.
  • Con el otro trozo de masa que nos sobró hacemos cordoncillos y adornamos la tarta con un enrejado.
  • Metemos al horno durante unos 45 minutos  evitando que se dore demasiado... si es necesario la cubrimos con papel de horno para evitar que se queme. Aunque si ponemos calor solo abajo no se quemará. Vigilar, entonces, que no se queme la parte de abajo de la masa.

Es una tarta increíble e inusual que me ha encantado, seguro que repetimos antes de que acabe la temporada de caquis... a disfrutar, amigos!!

Verduras gratinadas.-

martes, 22 de octubre de 2013



Aunque estamos en otoño, pienso que esta receta podría ser para todo el año... Un plato sencillo, que hará las delicias de los amantes de los sabores sanos y naturales de las verduras hechas al horno... 

Ingredientes:


- Una coliflor mediana en flores.

- 10 patatas pequeñitas nuevas.
- 1 manojo de espárragos trigueros, si no tenéis, podéis usar judías verdes (chauchas) de las redondas.
- 1 zanahoria a rodajas.
- Un puñado de guisantes.
- Una cucharada de hierbas provenzales.
- 1/2  taza de caldo vegetal bio, aceite, sal y 2 panecillos tostados (tipo biscotes) de 8 cereales y semillas o integrales.


Listo para ir al horno. Gratinar hasta que las verduras estén tiernas y la superficie dorada.


Preparación:
  • Cortamos la coliflor en flores pequeñas.
  • Pelamos las patatitas y las cortamos por la mitad a lo largo.
  • Al manojo de espárragos les quitamos la parte dura del tronco y los cortamos en dos.
  • La zanahoria la pelamos y la cortamos a rodajas.
  • Los guisantes pueden ser congelados.
  • Calentamos 1/2 vaso de agua y diluimos un cubo de caldo vegetal en él.
  • En una fuente engrasada con aceite ponemos la coliflor y las patatas, encima las zanahorias y los espárragos o las judías y añadimos los guisantes.
  • Regamos con el caldo de verduras.
  • Ponemos sal, hierbas provenzales, rallamos los biscotes por encima y llevamos al horno durante 25 ó 30 minutos.



Plato de verduras, económico, inusual, sencillo y que no os quitará mucho tiempo... a vuestra familia le encantará... podemos dejar volar nuestra imaginación y poner otras verduras que tengamos por la nevera, siempre viendo que combinen bien los sabores entre ellas. También le podéis añadir algún tipo de queso rallado, para darle un toque distinto, sobre todo si tenéis hijos, pues a ellos les gusta mucho el queso gratinado.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...