Tomates rosa de Montserrat rellenos de arroz rojo

jueves, 18 de julio de 2019





Esta receta me ha servido para probar dos productos nuevos que había comprado y que combinados han resultado estar buenísimos.

Nunca antes había probado el arroz rojo, pero su textura, aroma y sabor me ha recordado muchísimo al arroz salvaje, que sí suelo utilizar mucho en esta época para hacer ensaladas. 

Este paquete lo había comprado, en junio, cuando hicimos nuestra escapada francesa, por San Juan. ¡Oh... Cuánto me gusta ese viajecito por el Canal du Midi! Se está convirtiendo en una tradición, pues ya llevamos tres años seguidos haciéndolo. En fin, uno de los pocos placeres que nos damos en el año... pero que disfrutamos muchísimo!!! Allí, recargamos las pilas, para el último tirón antes de las vacaciones de agosto y además, llenamos nuestros sentidos de la paz, la serenidad y la mansedumbre que nos aporta el Canal...



Por otra parte, el queso vegano lo compré el otro día, para probarlo, pues me llamó mucho la atención, y y he decir que rallado y para fundir va genial. Todo un acierto! Así, que si sois veganos y aún no lo habéis probado, os animo  a hacerlo, merece la pena y que conste que no me dan ninguna comisión por hacerles publicidad gratuita... jajaja!

Además, esta es la temporada natural para disfrutar de todo el aroma y el sabor de estos magníficos tomates, típicos de la zona de Montserrat (Cataluña) por eso te animo también a probarlos, aunque reconozco que son un poco caro, pero para un plato como este, en el que el tomate es el auténtico protagonista... merece la pena hacer el esfuerzo, pues no tienen nada que ver con los otros tomates que nos ofrece el mercado.




Ingredientes:
- 4 tomates rosa de Montserrat.
- 1 taza de arroz rojo.
- 1 y 1/2 taza de agua o caldo vegetal.
- 1/2 pimiento rojo.
- 1/2 pimiento verde.
- 1/2 pimiento amarillo.
- 1 cebolleta fresca pequeña.
Para la vinagreta
- 3 cucharadas de zumo de limón.
- 6 cucharadas de aceite de oliva.
- Sal y un toque de pimienta (opcional)
- Orégano y albahacas secos.
- Queso tipo cheddar vegano rallado.

Preparación:
  • LAVAR y SECAR los tomates.
  • CORTAR la parte superior de los tomates, VACIAR el centro con una cucharilla pequeña.
  • PICAR la cebolla y los pimientos en trocitos pequeños.
  • HERVIR el arroz: 1 volumen de arroz por 1 1/2 de agua o caldo. De 40 a 50 minutos.
  • MEZCLAR el arroz escurrido y lavado bajo el chorro de agua con las verduras picadas.
  • PREPARAR una vinagreta.
  • AGREGAR el orégano y albahaca a la ensalada de arroz y RELLENAR los tomates. 
  • ENFRIAR al menos media hora antes de consumir.
  • RALLAR el queso vegano por encima antes de servir (opcional).

Este plato es ideal para estos días de calor intenso... no da apenas trabajo y se come divinamente... nos vemos la semana que viene, con otra recetita fresca y ligera. 


photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png



 




Morcilla de verano

jueves, 11 de julio de 2019


Esta receta, o mejor dicho su nombre, me sorprendió desde el primer momento que lo oí: "Morcilla de verano- ¿qué es eso, me dije?". Porque la morcilla, morcilla es, y está hecha con carne y sangre de cerdo... básicamente, (perdón, pero hasta al escribirlo se me ponen lo pelos de punta...). 

Pues resulta que este plato es típico de la gastronomía popular murciana, y deriva de los magníficos productos que hay, prácticamente todo el año en su huerta. Se me ocurre, por lo que he leído por ahí...  que surgió de la escasez de los años de la Guerra Civil y Postguerra, pues evidentemente, poca carne había en aquella época y menos para las clases más humildes, así que, seguramente, fruto de la invención popular, las familias menos agraciadas, económicamente hablando, podían disfrutar de este "trampa-antojo" que recordaba a la morcilla de toda la vida, por las especias y la cebolla que se usa en su elaboración... así que acabó llamándose: morcilla de guerra o morcilla de verano, pues la temporada natural para las berenjenas es en verano. Como cosa mía... digo que el añadir piñones a la receta, seguro que fue más adelante, pues en sus orígenes humildes, tampoco creo que se contara con este fruto seco tan caro... aún así, tampoco éste es un ingrediente imprescindible, pues he visto versiones que lo llevan y versiones que no; porque como es sabido, al ser un plato tan típico y popular en cada casa tienen su propia receta particular.

El plato en sí es bien sencillo y puede utilizarse tanto como aperitivo, sobre tostadas, crackers, etc., como acompañamiento, o como relleno de empanadas, empanadillas, tartaletas e incluso sobre una coca, se me ocurre ahora mismo... en fin, que es de esas recetas que haces en cantidad y puedes congelar para sacar cuando te venga mejor o te haga falta. Se me antoja un plato muy socorrido, la verdad y una fantástica idea para veganos, vegetarianos y para todos en general, no solo por lo saludable que es, sino porque está rico a reventar y si no te controlas a tostadita, tostadita... se te va la mano y comes más de la cuenta, jajaja...!!



Ingredientes:
- 3 berenjenas grandes.
- 2 cebollas de Figueras.
- 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva.
- Sal rosa del Himalaya, pimienta negra, comino y orégano a gusto.
- Opcional: un buen puñado de piñones.

Preparación:
  • TOSTAR los piñones en la sartén sin aceite, hasta que estén dorados. RESERVAR.
  • REHOGAR la cebolla picada muy menudita, hasta que esté transparente y melosa.
  • AGREGAR las berenjenas peladas y cortadas en cubos pequeños.
  • SOFREIR hasta que estén tiernas las berenjenas. REMOVER de vez en cuando, tardará entre 30 y 40 minutos. 
  • AÑADIR la sal, la pimienta negra, el comino y el orégano, todo al gusto.
  • RECTIFICAR el punto de cocción y el sabor y, por último, AÑADIR los piñones. 
Se puede comer caliente, templado o frío. A mi como más me ha gustado ha sido templado y con una buena rodaja de pan, es imprescindible. 



Y tú, ¿conocías esta receta?, ¿la has probado alguna vez?, ¿te parece interesante? . También puedes ver otra versión de morcilla vegana, en ésta receta que publiqué hace tiempo.


photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Rulo vegano a las finas hierbas

jueves, 4 de julio de 2019



Sublime, la delicadeza en un bocado.

Ya sabéis que los días del queso untable envasado, en mi casa, se acabaron desde hace tiempo... y es que, estos quesos, son tan fáciles de hacer a partir de frutos secos, y quedan tan fabulosos, por no decir que son magníficos probióticos naturales para nuestro cuerpo, que siempre me dan ganas de hacerlos y tenerlos en mi frigorífico.

Este queso es una opción fantástica para las cenas de picoteo en verano. Aunque se tarda un poquito en hacer, es tremendamente fácil y versátil, así que te propongo que lo pruebes, pues no te vas a arrepentir.

Anímate, que ahora en verano es cuando se puede disfrutar, en esencia de la auténtica fermentación, aunque eso sí, con precauciones de no pasarnos en los tiempos... debido a la elevada temperatura ambiental, sobre todo en nuestras cocinas, ¿o me equivoco?

Guardando los tiempos, respetando las normas de higiene y condiciones de fermentación, tus probióticos saldrán estupendos en esta época. Te lo digo, y no porque me considere una "experta" (ni mucho menos) sino porque lo estoy experimentando personalmente y cada vez me enamoro más de esta técnica milenaria y atrayente de transformar los alimentos en productos, realmente, saludables... y tú, ¿te lo vas a perder?

Las hierbas aromáticas y frescas, envolviendo este rulo de queso cremoso y suave, le aportan un toque diferente y muy estival a este untable. Además de un rico aroma. Puedes usar la que más te guste: albahaca, hierbabuena, orégano, tomillo, cebollino, perejil, cilantro... incluso, te recomiendo que las mezcles con alguna especia como pimienta, cúrcuma, coriandro, pimentón, etc. Dependiendo de las hierbas y las especias que le pongas, le darán un toque más veraniego o más invernal... eso es a tu gusto.

Y ahora, vamos a la receta, que estamos en verano, y no apetece leer entradillas tan largas... 



Ingredientes:
- 150 gr de anacardos crudos.
- 50 ml de rejuvelac.
- 1 cucharada de levadura de cerveza en copos.
- 1/4 de cucharadita de sal rosa del Himalaya.
- Un buen manojo de cebollino, cilantro, perejil y/o tomillo frescos.

Preparación:
  • REMOJAR los anacardos de 6 a 8 horas. 
  • ESCURRIR y MEZCLAR con el rejuvelac hasta obtener una crema lisa, suave y homogénea.
  • COLOCAR la crema en un recipiente de vidrio.
  • CERRAR y DEJAR fermentar a temperatura ambiente de 24 a 48 horas. Depende de la época del año en que estemos, en invierno tardará unas 48 horas, pero en primavera o verano, si en tu cocina hace calor en 24 horas, estará listo.
  • AÑADIR la sal y la levadura de cerveza y MEZCLAR bien.
  • GUARDAR en el frigorífico y REPOSAR entre 8 y 12 horas. 
  • DAR aspecto final de rulo, sobre un papel film transparente PICAR finamente las hierbas que hayamos elegido y COLOCAR la pasta de queso encima. ENROLLAR y CERRAR con un nudo los bordes. 
  • Tras unas 2 horas de reposo en el frigorífico, DESENVOLVER con cuidado nuestro rulo y ya lo podemos consumir. 
  • Nos durará sin problemas, bien tapado, de una semana a 10 días en el frigorífico. 

Queda ideal para una cena de picoteo en verano, en la terrraza. ¿A qué si? Y no tiene nada que envidiar al original, al contrario, es mucho más saludable.

Y hoy, ¿te quedas a cenar?

photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Berenjena fermentada en conserva

jueves, 27 de junio de 2019


Toda verdura que últimamente cae en mis manos corre la suerte o la buena suerte de ir directa a un bote para su fermentación, y en el caso de estas berenjenas, he de decir que fue la bendita suerte, pues estáis ante una auténtica exquisitez. Además, yo diría que más de nuestro estilo, más mediterránea, vaya... Pues el secreto de esta conserva fermentada está en los condimentos y especias que le pongas; yo te doy solo una sugerencia, pero te aconsejo que si la haces y te aconsejo, REPITO, que la hagas, porque merece muchísimo la pena... que dejes volar tu imaginación, abras el mueble de tus condimentos y pongas los que más te gusten... pues el libro de los gustos está en blanco para que cada uno lo escriba a su manera y estilo particular.

Las verduras quedan muy crujientes, aromáticas y riquísimas al paladar, además de estar bañadas en un adobo que merece la pena probar, pues te invita a tomar pan, del bueno, y mojar un cachito en la salsa... Mmm... solo de pensarlo, ahora que lo escribo, mis papilas gustativas comienzan a salivar.

¿Te he convencido? ¿Me prometes que las vas a probar? Mira que no te miento en absoluto... este encurtido me tiene enamoradísima y te dura en el frigorífico hasta un año... pero no creo que una vez que lo pruebes te dure más de una o dos semanas... además, es ideal para preparar unas tapitas con amigos, y unas buenas cervecitas, sin alcohol, ahora que los días son más largos y se puede empezar a aprovechar nuestras terrazas...  Ya verás. Te doy mi palabra.



Ingredientes:
2 o 3 berenjenas de tamaño mediano. Peladas y cortadas primero en rodajas y después en tiras de 0,5 cm de grosor.
- 1 o 2 pimientos morrones rojos cortados en tiras de 1 cm de grosor.
- 1 litro de agua filtrada (sin cloro) y 30 gr de sal.

Para la salsa o adobo
2 guindillas verdes frescas (sin venas ni semillas), cortadas en trocitos.
- 50 ml de vinagre de manzana sin pasteurizar (crudo).
- 2 cucharadas de miel (si no eres vegano) o de sirope de algún tipo como agave, coco, arroz, etc. O también puede ser miel de caña.
- 12 dientes de ajo en láminas finas.
- 1 cucharada de orégano fresco o seco.
- 1 cucharada de tomillo fresco o seco.
- 250 ml de aceite de oliva virgen extra.

Preparación:
  • DISOLVER la sal en el agua, en un bol grande (salmuera).
  • CORTAR las verduras: berenjenas y pimientos y MEZCLAR con la salmuera. 
  • TAPAR con un plato, COLOCAR un peso y DEJAR fermentar, a temperatura ambiente, de 24 a 48 horas. 
  • COLAR las verduras y ESCURRIR un rato. 
  • Mientras, PREPARAR el aliño o adobo. COMBINAR el vinagre, las guindillas verdes picadas, el aceite, la miel o sirope, los ajos, el orégano y el tomillo.
  • COLOCAR la berenjena en uno o dos botes de vidrio, AGREGAR el aliño hasta cubrir y CERRAR bien. 
  • CONSERVAR la berenjena, bien tapada en el frigorífico, donde puede durar hasta 1 año. El aliño sobrante puede servir para preparar más conserva o para agregarlo a tus ensaladas y sofritos.


Vamos a hacer fermentados, esta época es la mejor, pues empieza a haber abundantes verduras de temporada y así las puedes aprovechar y disfrutar durante el próximo otoño... son tan fáciles de hacer que si no te he convencido ya... que llevo cuatro semanas insistiéndote.... no creo que lo consiga después, jajaja!!

Saludos y nos vemos la semana que viene...¡¡qué tengas una buena fermentación!!

photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Yogur fermentado de anacardos

jueves, 20 de junio de 2019


Me hice un yogur. Pero no un yogur cualquiera, sino un yogur crudo de anacardos fermentados. Un yogur vivo.  Distinto a cualquier otro yogur que hayas probado nunca. Distinto y delicioso, energético, saciante, saludable y facilísimo de hacer. Un yogur al alcance de todos y tremendamente beneficioso para tu salud. Un yogur sin lácteos, muy nutritivo y fácil de digerir.

Aparte de probióticos, éste yogur, o cualquier otro yogur que puedas hacer con frutos secos activados, como almendras, nueces de macadamia, piñones, etc.;  está cargado de fibra, vitaminas, minerales (entre ellos calcio y hierro), proteínas de calidad, carbohidratos naturales, y ácidos grasos omega 3 y 6. Además, podemos aumentar su poder antioxidante, al servirlos con frutas frescas y de temporada, o con tus acompañamientos preferidos como especias, hierbas frescas, semillas, frutos secos, granola, frutos rojos, etc.



No es la primera vez que te cuento de este tipo de yogur, aquí tienes otro de almendras que tampoco se queda atrás en cremosidad, textura y sabor. Así que, sin duda, te los recomiendo. Para el desayuno o para la merienda de tus hijos, con cereales y frutas frescas, ahora que estamos en verano son ideales, la mejor opción para llenarnos de energía toda la mañana.




Ingredientes (para dos yogures):
- 100 gr de anacardos crudos o almendras.
- 150 ml de agua filtrada o rejuvelac (si tienes ese día).
- Sirope de coco, de arce, de arroz, de ágave... o cualquier otro endulzante natural que te guste.

Toppings o acompañamientos:
- Fruta fresca y de temporada.
- Menta fresca.
- Semillas de lino, de girasol, de calabaza... 

Preparación:
  • REMOJAR los anacardos durante 8 horas.
  • LAVAR, ESCURRIR Y TRITURAR los anacardos con el rejuvelac.
  • FERMENTAR durante 12 horas a temperatura ambiente, tapado con una servilleta o gasa de algodón.
  • Opcional, REFRIGERAR al menos una hora para que esté fresquito antes de consumir.
  • MEZCLAR con el endulzante elegido y poner los toppings o acompañamientos que más te gusten.


Hoy estoy contenta con el resultado de este yogur. Me ha encantado y se ha convertido en un habitual para mis desayunos veraniegos... y tú, ¿te atreves a probarlo? 
Cuéntame.


photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...