Vinagre de cítricos para limpieza

jueves, 30 de abril de 2020


La Olla Vegetariana se vuelve ecofriendly


Desde hace tiempo ronda en mis planes y en mi vida, en general, el querer ser más sostenible (en la medida de mis posibilidades), y más responsable con todo lo que entra en mi hogar y llevo a mi mesa y, sobre todo, me siento más comprometida y sensibilizada con el cambio climático, y el medio ambiente. Es por eso, que como dicen: "Año nuevo... vida nueva", y sabemos, que posiblemente, después de todo este "caos"que nos ha traido el Covid-19... nuestras vidas no serán iguales, he querido traer al blog, una serie de "recetas" que aunque no son específicamente para comer, nos ayudarán, y mucho, en las tareas del hogar y, sobre todo, en generar menos tóxicos para nuestra salud y menos residuos plásticos para este Mundo, nuestro, que tan mal tratado está.

Aunque, sé que no estoy hablando de ninguna novedad y tampoco es una "novedad", pues todos somos conscientes de la situación actual y lo que el futuro nos puede deparar si no hacemos algo para mejorar nuestro planeta. Es por esta razón, que he decidido romper con el plástico y con todo lo que afecte a nuestra tierra con tal de volverme un poco más ecofriendly y aportar mi pequeño granito de arena a la causa. Porque, por insignificante que parezca, todo ayuda y todo suma y, si cada vez fuéramos más los que nos sumamos a estos pequeños cambios en nuestro hogares, el Planeta, poquito a poco nos lo agradecería. Y dicho sea de paso... nuestro bolsillo, nuestra salud y nuestro hogar también. Ya os iré contando, por qué.

Uno de los primeros cambios que estoy llevando a cabo es ir sustituyendo mis antiguos productos de limpieza por otros más naturales, biodegradables, sin tóxicos y que a la larga generen menos residuos plásticos en mi hogar; así como también, me ayuden a ahorrar. Pues ya llevo un tiempo poniendo en práctica estos cambios y os aseguro que se nota en la lista de la compra que cada vez es más corta y más barata, además, de que solamente tiene productos para comer.

Porque si os ponéis a pensar (yo antes no lo había hecho nunca... lo reconozco) ¿cuántos productos distintos, caros, tóxicos y a veces inservibles, echamos en el carro de la compra, entusiasmados por la publicidad engañosa que nos promete grandes resultados en la limpieza y después... no es así? Pues a mi me ha pasado, y muchas veces, no os engaño.




Cómo mínimo en un mueble de limpieza tendremos acumulados los siguientes botes:
- Limpiador multiusos.
- Limpia cristales.
- Limpiador de baño.
- Desengrasante.
- Limpiador para el horno.
- Friegasuelos.
- Desatacador.
- Antical.
- Lavavajillas (para platos y del lavavajillas).
- Sales del lavavajillas.
- Abrillantador para el lavavajillas.
- Limpiador para el polvo de los muebles.
- Detergente para lavadora (blanco, de color, para tejidos delicados, para lavar a mano...).
- Suavizante.
- Potenciador del lavado o quitamanchas.
- Ambientadores.
etc, etc, etc.

Pues, aunque no lo creamos, y os aseguro que yo he sido la primera sorprendida... todos estos productos pueden ser sustituidos por solo 4 o 5 productos biodegradables, sin tóxicos y muy económicos, que solos o combinados entre sí, nos darán unos resultados increíbles en la limpieza de nuestra casa. Yo llevo ya un tiempo probándolos y  estoy realmente enamorada, os aseguro que hasta la tarea de limpieza semanal se ha convertido en más llevadera, sencilla y agradable, si cabe, para mí.

Así que, poco a poco, os voy a ir desvelando "mis cambios" y progresos en cuanto a productos sin tóxicos y sostenibles se refiere... aunque, si os ha picado el gusanillo de saber más... basta con echar una ojeada a los tutoriales que andan sueltos por Youtube, os quedaréis alucinados... Os aconsejo que empecéis por este vídeo, que es uno de los que más me ha gustado a mí.




Vinagre de cítricos, un limpiador sano, natural y muy versátil 

Comenzaré por mostraros este vinagre que es facilísimo de hacer y que nos servirá de base para hacer otros productos de limpieza sostenibles, ecológicos y baratos para nuestro hogar.

¿Qué necesitamos?
- Vinagre de manzana o vinagre blanco para limpieza.
- Cáscaras de cítricos como limón, naranja, lima o pomelo.

¿Cómo lo hacemos?
  • En un bote de vidrio limpio ponemos las cáscaras de los cítricos y llenamos más o menos unas 3/4 partes.
  • Terminamos de llenar el bote hasta el borde con el vinagre de manzana y tapamos.
  • Dejamos reposar en un lugar oscuro, por ejemplo, dentro de un mueble de cocina, de una a dos semanas, o más de un mes, como hice yo. Cuanto más lo dejéis más olor y sabor a cítricos tendrá. Porque, en este caso, este vinagre se puede usar, perfectamente para consumo humano, si has usado vinagre de manzana para realizar, no así, ocurrirá, si usas vinagre blanco, por ejemplo.
  • Pasado este tiempo, colamos el vinagre, tiramos las cáscaras y lo depositamos en otro bote, preferentemente con pulverizador, disolviéndolo a partes iguales con agua y ya tendremos nuestro primer limpiador multiusos, sano, fácil, económico y muy efectivo. ¡Palabra de honor!
¿Qué limpio con este vinagre?
  • La encimera de la cocina (si no es de mármol o granito, pues podría estropearos el brillo).
  • El fregadero y los grifos para darles brillo y desinfectarlos.
  • Sirve para limpiar el hervidor de agua, usándolo puro y poniéndolo a hervir varias veces seguidas, hasta conseguir sacar la cal que se deposita en el fondo y las paredes.
  • Para limpiar cristales, para limpiar la mesa antes de comer, para limpiar tus muebles, para limpiar el baño, combinado con bicarbonato... (ya os hablaré de este tema más adelante), para limpiar las ollas, la grasa, como fregasuelos, mezclado con agua en el cubo, etc. 

Como ves es muy fácil empezar a hacer pequeños cambios en tu hogar, ¿te ha gustado este post? ¿quieres que te siga hablando sobre cómo sustituir tus productos de limpieza para el hogar? ¿estás concienciado con este tema? ¿quieres mejorar tu salud tanto interna como externa, en tu cuerpo y tu casa? Pues dímelo en los comentarios.

P. D. Ahh... si tienes un ratito, no te vayas sin ver mi versión del tumbet marllorquín, que publiqué en 2013 y que ahora he revisado y reeditado. 





 photo firma_zps424f3bc9.png



 




Scones de naranja y semillas de amapola

jueves, 23 de abril de 2020





Se me antojó merendar... y tenía ganas de algo rico, atrayente y que, para nosotros, se saliera de lo común. Así que a mi mente vino aquella publicación de mi amiga Patty, la de sus scones escoceses, y fue algo magnético: dicho y hecho, pero como no tenía todos los ingredientes que ella utilizaba, al final, conforme los iba haciendo fui improvisando con los cambios y, en definitiva, quedaron unos scones espectaculares para mi gusto. Gracias a Patty y su blog, La taza de loza, en pocos minutos estábamos disfrutando de una merienda de calidad, riquísima y con lo que había en la despensa.

Un scone es un panecillo individual que puede tener forma redonda o triangular, típico del Reino Unido, originario de Escocia y, cuya tradición y elaboración se ha extendido por todo el mundo anglosajón y, de un tiempo a esta parte, también por otras partes del mundo. Es muy común prepararlos y tomarlos tanto en los desayunos como en la meriendas de los británicos, acompañados con mantequilla, mermelada o su típica clotted cream. Yo, personalmente, ya los había probado y estoy totlmente enamorada de ellos, ¿y tú te has atrevido a hacerlos alguna vez?




Ingredientes:
Secos
- 180 gramos de harina de espelta blanca.
- 20 gr de azúcar blanco.
- 1 sobre de polvo para hornear. 
- 1 pizca de sal rosa del Himalaya.
Húmedos
- 50 gramos de mantequilla orgánica.
- 90 ml de leche vegetal de coco y arroz.
- 1 cucharada sopera de zumo de naranja.
- Piel rallada de una naranja.
Decoración
- 2 cucharadas de semillas de amapola para espolvorear.

Preparación:
  • TAMIZAR y MEZCLAR los ingredientes secos. En un bol grande.
  • AGREGAR la ralladura de naranja.
  • PONER la mantequilla fría en trozos y UNIR con las manos hasta forma una especie de arenado. 
  • AÑADIR el zumo de naranja y la leche y SEGUIR mezclando con las manos.
  • HACER una torta de unos dos centímetros de alto, ayudándonos con un poco más de harina de espelta. 
  • DEPOSITAR sobre una bandeja de horno con papel vegetal y CORTAR en porciones triangulares. Salen unas 8 unidades.
  • PINTAR con leche de coco  y ESPOLVOREAR con las semillas de amapola.
  • HORNEAR en horno precalentado a 200º C, unos 15 minutos.
  • SACAR del horno,  DEJAR enfriar.



Ya ves, scones, con lo que había en la despensa. Me parece una opción buenísima, sana y económica de ofrecer a nuestros hijos una merienda sencilla y diferente, que les encantará. Dáselos con un buen vaso de leche fría (la mía de arroz y coco) y te aseguro que es toda una pasada, en una tarde de primavera. 

Bueno... y aquí seguimos, confinados en casa, dándole a la olla, al tarro o a la bombilla... para sacar ideas atractivas y publicarlas cada semana en el blog... ¿y a ti, te han gustado mis scones?

photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png



 




Jambalaya vegetariana

jueves, 16 de abril de 2020




El motivo de enseñaros hoy esta receta es porque soy curiosa y cada vez que escucho un plato que no conozco, ya sea en la TV, en una peli, en una serie o en alguna conversación con amigos.... corro a Internet a ver de qué se trata, cómo se prepara y, en seguida, quiero traerlo a mi estilo de cocina. Menos mal, que esta motivación, de momento no la he perdido.

Aunque reconozco que para esta versión, no tuve que buscar mucho, pues desde que vi las fotos de Cilantro & Citronella, quise probar este platazo. Y, sí, al final hice mis arreglillos y cambios para adaptarlo a lo que tenía por aquí y por allí, porque son tiempos de abrir las despensas, vaciarlas, ver todo lo que tenemos acumulado, limpiarlas y reorganizarlas, sacando a la luz, para consumirlos lo antes posibles, aquellos comestibles que estén caducados (aunque en buen estado) o a punto de caducar. Por eso, este plato es ideal, pues para sustituir la parte proteína que normalmente es carne, pescado o marisco, puedes usar, por ejemplo, aquellas legumbres de las que te queda tan solo un restillo en un paquete olvidado o en el fondo de un bote... para que puedas ir reponiendo tus provisiones.

La jambalaya es un plato muy típico de la gastronomía cajún. Su base es el arroz y sus principales ingredientes son pollo, jamón, langostinos y muchas especias. Existe también en la Provenza una especialidad llamada Jambalaia hecha de arroz con pollo y azafrán.

La gastronomía cajún pertenece principalmente al estado de Luisiana, en EE.UU. Es un estilo de cocina muy sencilla, con productos locales y de producción propia en la mayoría de los casos y en la que, normalmente, no puede faltar la cebolla, el pimiento y el apio como base de sus sofritos, además de las especias, con toques picantes.

Yo hice mi propia mezcla de especias en casa, y como es el toque original del plato, me pareció apropiado mostrároslo a parte. Ahora, te invito a que vayas a tu despensa, agarres el arroz, las alubias y tus especias favoritas y nos pongamos a cocinar.





Ingredientes:
- 150 gr de arroz integral o cualquier tipo de arroz que tengas en tu casa.
- 100 gr de garbanzos cocidos (o hervidos por ti, en casa, que es lo que yo hice).
- 100 gr de alubias cocidas (de cualquier variedad, yo las hice carillas, pues las había hervido para otra preparación).
- 4 salchichas veganas, las tenía de la noche anterior, si no tienes puedes sustituirlas por seitán, tofu, tempeh o soja texturizada... o incluso por nada, con las legumbres y el arroz ya tendrás un plato muy completo.
- 1 cebolla.
- 4 o 5 dientes de ajo.
- 2 ramas de apio.
- 1/2 pimiento verde.
- 1/2 pimento rojo.
- 1 zanahoria.
- 3 o 4 tomates maduros, sin piel y cubos.
- 1/4 de taza de vino tinto o blanco.
- 1/4 de taza de salsa de tomate casero (o envasado).
- Caldo vegetal o agua, el doble de volumen que de arroz.
- Sal a tu gusto.
- Mezcla de especias: las tienes especificadas en la imagen de arriba, usé 1 cucharadita de cada una de ellas.
- Perejil fresco para decorar.

Preparación:
  • LAVAR, PELAR Y CORTAR en brunoise la  cebolla, el ajo, el apio, los pimientos, la zanahoria y los tomates.
  • SOFREIR con aceite de oliva virgen extra en una olla grande.
  • Una vez sofrito, AGREGAR el arroz y la mezcla de especias, dar unas vueltas y VERTER el vino, dejar evaporar el alcohol.
  • AÑADIR la salsa de tomate, las legumbres, el caldo o agua y la sal al gusto.
  • HERVIR hasta que el arroz esté tierno. El mío al ser integral tardó unos 30 minutos. PROBAR de sabor, rectificar de sal y SERVIR espolvoreado con perejil fresco picado.



Reconozco que este plato nos ha gustado muchísimo, es parecido a una paella de arroz con verduras, pero con un toque picantón que le da una chispa buenísima a la receta. Te animo a probarlo, si te animas o tienes la ocasión... ¿y tú, conocías esta receta? ¿la habías oído alguna vez? ¿te gustaría probarla? ¿te ha llamado la atención? 

Te deseo lo mejor y espero que todos podamos volver a la normalidad lo antes posible.

photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png



 




Ensalada de kale

jueves, 9 de abril de 2020



Comer ensaladas, frutas y verduras en crudo o lo menos procesadas posible, es esencial en estos días de confinamiento, pues principalmente, nos ayudan a mantener y reforzar nuestro sistema inmune; algo de vital importancia en el momento que estamos viviendo, no solo como país, sino como ciudadanos del mundo.

No voy a extenderme mucho en hablar de la importancia de comer crudo, pues ya lo he hecho en multitud de ocasiones en mi blog, sobre todo en esta reseña del libro: Comer crudo para vivir sanos.

Ahora que llevamos varias semanas confinados en casa, para guardarnos del contagio del COVID-19, más que nunca deberíamos ser conscientes de lo que hacemos con nuestro cuerpo, tanto por fuera como por dentro, para cuidarnos más y mejor y, si es posible, adoptar hábitos y pautas de vida más sencillas, saludables y beneficiosas para vivir más y mejor.

Es por eso, que a partir de un video que vi de Ana Moreno, se me ocurrió esta ensalada de kale, que no solo es muy sana y sencilla de preparar sino que está riquísima y nos aporta un montón de nutrientes buenísimos para nuestra salud.



Ingredientes:
Para la ensalada
-  5 o 6 hojas de kale, sin el tallo central y duro.
- Un trozo de piña natural en cubitos.
- 1/2 pepino pelado y sin pepitas en cubitos.
- Un yogur de anacardos fermentado (Tenéis la receta en el blog).
- Semillas de sésamo blanco y negro.
Para aliñar el yogur
- 1 ajo y un trozo de jengibre fresco rallado.
- 1 chorrito de zumo de limón recién exprimido.
- 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra.
- Sal rosa del Himalaya.
Aliño de naranja y curry para el kale
- 1 naranja (la piel externa, sin la parte blanca y su zumo).
- 1/4 de cebolla fresca.
- 1 cucharadita de mostaza de Dijon.
- 1/2 cucharadita de curry en polvo.
- 1/2 cucharadita de sal rosa del Himalaya.
- 2 cucharadas de vinagre de mango (o de manzana, el que tengas en casa).
- 200 ml de aceite de girasol ecológico (primera prensada en frío).

Preparación:
Del yogur
  • En primer lugar, debes ser previsor o previsora y tener un yogurcito de anacardos, ya listo, para aderezarlo.
  • AGREGAR al yogur el ajo y el jengibre frescos rallados. PONER 1 cucharada de zumo de limón recién exprimido, 3 cucharadas de aceite de oliva y 1/2 cucharadita de sal.
Del aliño de naranja y curry
  • En el vaso de la batidora PONER el zumo de naranja, y parte de su piel (sin la parte blanca), el trocito de cebolla, la mostaza, el curry, la sal y el vinagre. 
  • Mientras batimos, AÑADIR en hilo el aceite, como si estuvieras haciendo una mayonesa. EMULSIONAR bien el aliño y reservar.
De la ensalada
  • LAVAR el kale a conciencia, QUITAR el tallo leñoso del centro y cortar en trocitos pequeños con las manos.
  • MASAJEAR las hojas de kale, en un bol grande, con parte del aliño de naranja y curry, hasta que las hojas comiencen a marchitarse, un poco.
  • PELAR y CORTAR en trocitos la piña.
  • PELAR y cortar en trocitos el pepino, sin las pepitas del centro.
Montaje de la ensalada
  • En un bol PONER el kale masajeado con el aliño, VERTER parte del yogur por encima y MEZCLAR con la piña y el pepino en cubitos.
  • ADORNAR con semillas de sésamo blanco o negro.



Esta ensalada está absolutamente deliciosa, pues la mezcla del aliño de naranja con el yogur de anacardos, y el resto de los ingredientes... son una combinación alucinante, y una explosión de sabor y frescor en tu boca. No te quedes sin probarla, te la recomiendo.

P. D. si te apetece date una vueltecita por mi receta de berenjenas encurtidas, la he renovado esta semana, volviéndola a hacer y ha quedado más rica aún si cabe.


photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png



 




Guiso de patatas en amarillo con cúrcuma y kale

jueves, 2 de abril de 2020



En este confinamiento, más de uno, está aprendiendo a valorar lo que tenemos en casa, sin salir como locos a comprar al supermercado de abajo, o agarrar el teléfono y pedir cualquier cosa preparada, que será cara, grasienta y calórica, en el peor de los casos. Es por eso, que más de un blog, está publicando estos días cocina de "supervivencia" o de aprovechamiento, o de despensa, o de "lata", o de "botes", o con lo que hay en el frigorífico... y eso es lo que pensé al hacer este plato, hace unos días. 

Me vino a la memoria los ricos guisos de papas en amarillo que hacía mi madre, normalmente con huevo cuajado y como teníamos que comer... me fui a la cocina, abrí el frigo y junté las cuatro cosas que tenía, entre ellas, medio manojo de kale que había comprado y no sabía bien en qué utilizar, pues la otra mitad la utilicé en la ensalada que enseñaré la semana que viene.

Pues bien, salió este guiso casero, reconfortante, riquísimo y con un olor tremendo a HOGAR... a mamá cocinando en los fogones platos sencillos, pero nutritivos y saciantes, a la vez. Es lo que ahora se llama COMFORT FOOD o comida casera. Y ¿qué más casero que un guiso de papas? Los que sois de España, seguro que me entendéis, pues en ningún hogar de este país ha faltado nunca, algún día de la semana, este guiso o alguno parecido, incluso con carne, si había recursos y suerte ese día... ¿o me equivoco? Es por eso, que rindiendo un homenaje a las mamás que en estos días están cocinando más de lo habitual, quizás, dadas las circunstancias... os regalo este plato sencillo, sustancioso y con mucho amor. 




Ingredientes:
- 400 gr de patatas rojas.
- 1 cebolla blanca grande.
- 4 o 5 dientes de ajo.
- Un manojo de col kale.
- 1 cucharadita de pimentón dulce.
- 1 cucharadita de cúrcuma.
- 1/2 cucharadita de comino molido.
- 2 cucharadas de salsa de soja.
- 2 hojas de laurel.
- 1 pastilla de caldo vegetal biológico.
- Sal rosa del Himalaya, al gusto.
- Aceite de oliva virgen extra, al gusto.

Preparación: 
  • PELAR y LAVAR las patatas, cortarlas al trozos desiguales, chascándolas.
  • SOFREIR la cebolla en brunoise junto con los dientes de ajo en láminas.
  • LIMPIAR un manojo de kale, quitándoles el tronco grueso y duro del centro. PICAR las hojas en trozos desiguales con las manos.
  • AGREGAR las patatas y las especias (pimentón, comino y cúrcuma), junto con la salsa de soja y las hojas de laurel. Dar un par de vueltas.
  • CUBRIR con agua y PONER el caldo vegetal en cubito, desmenuzado. AÑADIR una cucharadita de sal y el kale.
  • COCINAR hasta que las patatas y la col estén tiernas, aproximadamente unos 40 o 45 minutos.
  • RECTIFICAR de sal, si es necesario, y REPOSAR el guiso unos 15 o 20 minutos antes de comer.

Ánimo, chicos, que ya queda menos para que todo pueda volver a la normalidad. Mientras tanto, #yomequedoencasa

photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...