Rillettes de Noël

jueves, 20 de diciembre de 2018


En la vida pensé que se pudiera llegar a hacer un paté o una terrina, 100% vegetal, a partir de una idea tomada de otra... 100% cárnica. Adoro la originalidad y la imaginación de las personas que son capaces de transformar estas delicatessen en otras delicatessen, para mi gusto, aún mejores,  y así, todos podamos disfrutar de la cocina tradicional, o al menos de reminiscencias de ellas.

Al ver la versión vegetal de la rillete, en el libro Mi pequeña carnicería vegana, de Sebástien Kardinal y Laura Veganpower, en seguida supe que quería hacerla y probarla. Me volví loca, literalmente y no me equivocaba, ¡¡por favor qué cosa más rica!! 

A ver, no es algo para estar comiendo todos los días, pero para prepararte unos canapés apañados o un sándwich, algo especial... es la receta perfecta, la mires por donde la mires, si no... lee los ingredientes, lo fácil que es de hacer y ya me contarás.

Les rilletes son un tipo de charcutería francesa, consistente en una especie de paté blando, graso y hebroso, nacida en el siglo XV en la zona de Le Mans. Donde pronto se hicieron famosas y donde se siguen produciendo, en la actualidad, de forma más industralizada. Esta es una receta que comúnmente se hace con carne desmenuzada (generalmente de cerdo) cocida en su propia grasa y condimentada con sal, pimienta y especiasSe venden en tarrinas de cartón, cubiertas por una película de grasa, y se consumen habitualmente en bocadillos o sobre tostadas.




Ingredientes:
- 200 gr de lentejas cocidas.
- Un bote pequeño de corazones de alcachofas en conserva.
- 1 cebolla pequeña en juliana.
- 50 gr de aceite de coco fundido.
- Sal y abundante pimienta negra al gusto.

Preparación:
  • Es tan fácil cómo lavar y escurrir bien las lentejas y las alcachofas.
  • Después las machacamos, con un tenedor, dentro de bol grande, tratando de no romper demasiado la fibra de los alimentos.
  • Picamos la cebolla en juliana y la sofreímos en una sartén hasta que esté doradita y blanda.
  • Mezclamos todos los ingredientes, en el bol, con 30 gr de aceite de coco derretido, y reservar los 20 gr restantes, para más tarde.
  • Sazonamos con sal y abundante pimienta negra al gusto, ir probando, hasta lograr el sabor deseado. El toque picantito de la pimienta le viene genial.
  • Introducimos en un bote de cristal, llenando hasta un centímetro del borde, y terminamos de rellenar el bote con el aceite de coco restante. Éste, al enfriarse, dará a nuestra rillete un aspecto más creíble, a parte de un sabor y una cremosidad, y parecido a la original.
Serviremos acompañada de unos encurtidos como cebollitas, pepinillos y alcaparras, además de unas buenas rebanadas de pan, yo usé pan de centeno artesanal. El tema de acompañar este paté con encurtidos, es para limpiar la boca de esa sensación algo grasienta que deja el aceite coco en el paladar. A parte de que realza el sabor del conjunto. Dura de una semana a diez días en el frigorífico, tapado en un bote hermético.


Nos vemos la semana que viene con la última receta de este 2018, hasta entonces, deseo que sigáis disfrutando con los preparativos de estas fiestas.

photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







7 comentarios:

  1. Te doy la razón, es todo un arte conseguir un paté vegetal que parezca de carne, yo es la primera vez que lo veo y desde luego me gustaría probarlo, aunque no te digo que no lo prepare alguna vez, pues los ingredientes son de andar por casa y la elaboración no puede ser más sencilla. Ideal para el aperitivo.
    Un beso. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  2. May the Christmas season fill your home with joy, your heart with love and your life with laughter.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que curiosa receta!
    Contigo siempre aprendiendo.
    Si no tengo oportunidad de volver a saludarte antes del lunes te deseo una muy Feliz Navidad rodeada de todo el amor de tu familia.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Pilar!! ¡¡Qué paté tan original!! Me gusta mucho todo lo que lleva y lo veo muy fácil de hacer. Es para enamorarse de él. Es cierto que hay cosas que no son para comer todos los días, pero un día festivo, es un día festivo y solemos poner cosas deliciosas aunque no sea para atiborrarnos de ello, y esta rillette, se ve riquísima y además, mucho más saludable que otros canapés que solemos comer. Y seguro que es muy saciante.
    Muchísimas gracias Pilar por haber visitado ayer todos los post que no habías comentado, pero que sepas, que para la próxima vez que te ocurra, no hace falta que vayas a ver todos, yo te lo agradezco, pero con que visites el último publicado me quedo más que contenta porque menuda paliza te metiste ayer Pilar, leyendo todos mis rollos, ja, ja, uno por uno.
    Te deseo que pases una estupenda Navidad en compañía de todos los tuyos, supongo que ya tendrás ganas. Y que el amor nos acompañe no sólo estos días, sino todo el año. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Yo he comprado en alguna ocasión los rilletes de carne, y son como bien dices una delicatessen, pero evidentemente no son para comerlo todo los días, aunque no me importaría, jajaja.
    Así a bote pronto, tu versión vegetariana parece auténtico hecho con carne, y el sabor no me extrañaría nada que incluso fuera similar, ya que este tipo de pâté suele ser muy especiado, y lo que menos se nota es el sabor a carne.
    Las fotos son preciosas, como siempre me tienes enganchada, jejeje.
    Besitos. Nos vemos el sábado.

    ResponderEliminar
  6. Pilar me encantaron las fotos.
    Y el paté suena muy rico!!!!
    Qué tal vas con tus ojos, que hace mucho que no te pregunto :-(
    Un saludito

    ResponderEliminar
  7. Buenos días Pilar

    Voy corriendo desde hace muchas semanas y llego muy apurada a vuestros blogs pero no quería marcharme sin mandarte mis mejores deseos para el nuevo año y decirte que espero que disfrutes de unas bonitas fiestas. No sé si te vas o no para Sevilla, para cenar con todas las hermanas Cabello, confío que así sea y si no que disfrutes estos días en compañía de aquellos que la vida ha puesto en tu camino sin ser familia.

    La receta pinta muy bien. Yo regular me llevo con las alcachofas pero seguro qeu a duras penas se notan, aunque mi problema es con la textura y no con el sabor. Y sí, admiro mucho a la gente que a partir de una receta 100% cárnica como tú dices elabora una 100% vegana y que no desmerece en absoluto a la receta inicial.

    ¡BEsos mil!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...