One pot spaghetti.-

lunes, 14 de noviembre de 2016





One pot meal... en español viene a ser una comida de preparación fácil, rápida y en un solo recipiente; así que después de ver las dos estupendas propuestas que hizo mi hermana en su blog; aquí y aquí, decidí meterme en mi cocina y crear la mía. 

Este tipo de comidas es tan versátil que la podéis hacer con  pasta, arroz, patatas, verduras... etc. solo tenéis que dejar volar vuestra imaginación.



Lo más interesante, en cuanto a este método de cocinado, es que ensucias lo mínimo indispensable, pues, solo usas una olla y te ahorras el tener que escurrir la pasta (por lo tanto no usas el colador), te ahorras además la olla para hervir los spaghetti y la olla para hacer la salsa, pues ambas preparaciones se hacen en la misma... y, sin embargo, estás aportando a tu plato de pasta exprés todo el aroma y sabor de la salsa. Os aseguro que está buenísimo y no tardas nada... una vez que comienza a hervir el agua, solo tienes que dejar tu olla destapada y removerla de vez en cuando durante unos 7, 8 o 10 minutos... depende de qué tipo de pasta uses... guíate por lo que indica siempre el fabricante para obtener los mejores resultados y una pasta perfecta y al dente.






Ingredientes:
- 250 gr de spaghetti integrales.
- 1 cebolla blanca en juliana.
- 2 dientes de ajo laminados.
- 400 gr de tomates enteros tipo pera.
- 1 pastilla de caldo vegetal.
- 1 cucharadita de sal.
- Orégano seco.
- Albahaca fresca.
- 300 ml de agua.
- Toque de pimienta negra recién molida.
- Queso parmesano rallado para servir.

Preparación:
  • Introducimos todos los ingredientes en una olla, yo lo hice en una plana tipo paellera... pero lo puedes hacer en cualquiera, solo asegúrate que la pasta, en principio, quede bien cubierta de agua. 
  • Una vez que comienza a hervir dejamos el guiso durante 7 minutos, en mi caso, para estos spaghetti integrales, y removemos de vez en cuando para que todos los ingredientes se mezclen bien... y listo... sirve, si no eres vegano, con queso parmesano rallado y si eres vegano... ponle unas semillas de calabaza, girasol, sésamo o un mix de todas ellas.


Fácil eh... pues hazlo y cuéntame qué tal te ha quedado y si te ha gustado el resultado...




 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Pencas de acelgas con huevo escalfado.-

jueves, 10 de noviembre de 2016





Primero fueron las acelgas salteadas con quinoa, después las espinacas a la catalana... y hoy le toca el turno a las pencas de las acelgas, pues lógicamente no las iba a tirar... así que aquí tenemos una estupenda receta de "aprovechamiento".

Esta receta surgió en mi intento de aprovechar las estupendas pencas que tienen nuestras acelgas. Son unos tallos, yo diría, que extra- grandes, pues nunca los había visto así antes. Además, como son unas acelgas cuyas semillas vinieron de Argentina, tenía que aprovecharlas al máximo.




Así que me acordé que mi hermana Chari, la mayor, me había dado hace tiempo esta receta, casi al principio de casarme, y que la tenía ahí olvidada... en algún rincón de mi memoria. La verdad que no sé si justo fue esta versión la que me dio; así que me armé de "ingenio" y sacando un poco de todo lo que tenía en la nevera... salió este estofado vegetal que está increíblemente delicioso. 

Los huevos que usé son de las gallinas del padre de una amiga que tiene un terrenito cerca de Barcelona, y ahora me está proveyendo de huevos desde hace ya varias semanas, por eso también quise usarlos en esta receta... 




Ingredientes:
- Tallos o pencas de acelgas frescas.
- 1 patata.
- 1 zanahoria.
- 2 tomates maduros.
- 1/2 pimiento rojo.
- 1 cebolla.
- Unos dientes de ajo.
Condimentos: 1 hoja de laurel, unas ramas de perejil, sal y 1 pastilla de caldo de verduras bio. Una cucharadita de cúrcuma.
- Aceite de oliva virgen extra.
- 3 tazas de agua.
- Un huevo ecológico por persona.



Preparación:
  • Primero vamos a preparar las verduras y para ello, lavamos, quitamos los hilos laterales y troceamos las pencas de acelgas. Pelamos la patata y la zanahoria y troceamos a cuadrito la primera y en redondelas la segunda. Rallamos los tomates y cortamos muy pequeña la cebolla, el ajo y pimiento rojo.
  • Comenzamos a cocinar poniendo la cebolla, el ajo y el pimiento en la base de una olla con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Hacemos un buen sofrito.
  • Agregamos entonces los tomates rallados, la zanahoria en rodajitas, la patata en cuadraditos y las pencas de acelgas a trocitos. Ponemos los condimentos, la hoja de laurel, la pastilla de caldo y el agua. Dejamos cocer todo a fuego medio hasta que las pencas estén  tiernas. 
  • A parte hacemos los huevos poché o, si os queréis esmerar un poco más, las flores de huevo como os expliqué en la receta de Dario.
  • Servimos recién hecho con perejil fresco picado por encima. 




 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Espinacas a la catalana.-

lunes, 7 de noviembre de 2016





Si el otro día le tocó el turno a las acelgas del huerto... hoy les toca a mia queridas espinacas, sí, esas que visteis en las fotos del salteado especiado de quinoa y acelgas.

A principios del verano pasado, mi huerto, nos dio acelgas y espinacas gigantes y estupendas, es por eso que al percatarme de que no tenía este rico plato incluido entre mis recetas, enseguida pensé que tenía que hacerla, aunque sé que la gran mayoría de vosotros ya lo conocéis.

Se trata de las espinacas a la catalana, un plato humilde, pero no por ello menos sabroso y adecuado, por ejemplo, para servir de acompañante con cualquier otra delicia de la gastronomía de esta tierra. 

Además de ser un plato por sí mismo, las espinacas a la catalana, pueden servir también como una base para rellenar empanadillas, empanadas,  o para poner sobre cocas, además, de relleno en canelones y lasañas, etc. Así, que es un plato muy versátil  y al que le podemos sacar mucho provecho. Hoy las hice tal cual, como un entrante, pero no descarto usarlas, en próximas ocasiones, como relleno de algún otro plato vegano o vegetariano.






Ingredientes:
- 500 gr de espinacas frescas de mi huerto.
- 50 gr de piñones.
- 30 gr de pasas de Corinto.
- 2 dientes de ajo.
- Sal y aceite de oliva virgen extra.



Preparación:
  • Lavamos muy bien las espinacas, pues éstas eran del huerto y siempre traen alguna tierrilla o incluso un caracolillo entre las hojas. Les quitamos el tallo, que es más duro y cortamos las hojas groseramente.
  • Picamos los 2 o 3 dientes de ajo en láminas. 
  • En una olla vamos salteando las hojas de espinacas, con un poco de aceite, hasta que estén tiernas; este proceso lo hice en dos tandas y no tardé ni 5 o 6 minutos en total.
  • Apartamos las espinacas salteadas y en la misma olla agregamos un hilo más de aceite para freír los piñones y los ajos. Mientas tanto, habremos puesto a hidratar nuestras pasas de Corinto.
  • Doramos los ajos y los piñones, sin que lleguen a quemarse y les añadimos las pasas y las espinacas reservadas. Dejamos que se integren un poco los sabores durante 5 minutos y apagamos el fuego.
  • Un consejo muy importante es que no saléis demasiado las espinacas, más bien sed escasos con la sal, pues esta verdura no admite mucha sal y enseguida se os pondrá saladas si os pasáis. 





 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Salteado de quinoa especiado con acelgas.-

jueves, 3 de noviembre de 2016





No sé que me ha pasado este verano con la quinoa y el mijo que los he cocinado día sí y día también... jajaja!! Ambos cereales me fascinan, son fáciles de hacer, muy pero que muy saludables y además combinan bien con multitud de opciones, a la hora de preparar un plato. 

Como sabéis, pues creo que ya os lo he comentado alguna otra vez, he cosechado, cada fin de semana, acelgas y espinacas a montones; cosa que no me importa en absoluto, pues ambas verduras de hoja verde me vuelven loca... así que ando a la caza y captura de ideas buenas e innovadoras para preparar platos exquisitos en mi cocina. 

Eso es lo que me pasó con este salteado, desde que se lo vi a mi querida amiga Silvina, del blog Bouquet Garní Recetas, tenía unas ganas tremendas de probarlo... pero al final Silvina, espero que no te moleste, pues lo único que hice fue inspirarme en tu receta, pues después la hice totalmente a mi estilo y adaptándola a lo que tenía ese día en mi nevera. Aún así quedo riquísima, te lo aseguro. 

La quinoa es muy agradable al paladar y su suavidad y dulzura marida a la perfección con el toquecito amarguito que dejan las acelgas frescas y naturales en la boca al degustar el plato. Os lo recomiendo, si alguna vez os apetece probarlo, pues tanto el de Silvina como este mío están buenísimos. 



Ingredientes:
- 1 taza de quinoa.
- 2 tazas de agua.
- 1 buen manojo de acelgas frescas del huerto (o espinacas). También pueden ser congeladas.
- 2 cebollas frescas del huerto.
- 1/2 pimiento rojo.
- 1 zanahoria.
- Especias: 1/4 de cucharadita de eneldo, 1/4 de cucharadita de nuez moscada, 1/4 de cucharadita de pimienta blanca molida. 1 cucharada sopera de orégano seco y 1 cucharada sopera de cúrcuma.
- Sal y aceite de oliva virgen extra.
- Un puñado de anacardos tostados y un poco del verde de las cebolletas bien picadito.

Y un ingrediente de última hora que se me ocurrió mientras lo comíamos... un puñadito de pasas de Corinto. Se las puse en el plato y fue increíble como cambió todo: el toque dulce-salado cada día me gusta más... os lo recomiendo totalmente.



Preparación:

Modo de hacer la quinoa para que quede suelta
  • Ponemos la quinoa en una olla con 2 cucharadas de aceite de oliva y lar rehogamos hasta que comience a dorarse y soltar un olorcito muy agradable como a nuez. Procurad que no se os queme... solo tiene que quedar salteada para que después, al cocerse con el agua quede suelta.
  • Una vez bien salteada, como unos 5 minutos, le agregamos dos tazas de agua y una pizca de sal. Llevamos a ebullición, tapamos la olla, bajamos el fuego y dejamos que se haga tranquilita por unos 15 o 20 minutos.
  • Una vez hecha la retiramos del fuego y la dejamos descansar por unos 10 minutos. Después la destapamos y la soltamos bien con ayuda de un tenedor, así quedará muy suelta y aireada. 
Modo de hacer el salteado
  • Mientras se hace nuestra quinoa, vamos a preparar el salteado especiado de acelgas, que después mezclaremos con el cereal.
  • Comenzamos cortando las cebollas frescas en juliana muy fina; después continuamos con el pimiento rojo en tiritas pequeñas de unso 2 cm y seguimos con la zanahoria en rodajitas finas. Lo salteamos todo muy bien en una sartén u olla amplia con 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva. 
  • Una vez que nuestra verdura de base está bien salteada y algo doradita, agregamos todas las especias: eneldo, nuez moscada, orégano, pimienta y cúrcuma, y a continuación las acelgas bien picaditas y limpias en juliana. 
  • Tapamos la olla y dejamos a fuego lento hasta que las acelgas comiencen a languidecer. Cuando estén más láguidas las cortamos un poco más con ayuda de unas tijeras de cocina y agregamos un toque de sal al gusto. Es el momento de mezclar las acelgas salteadas y al dente con nuestra quinoa. 
  • Para servir espolvoreamos por encima con un puñado de anacardos crudos y recién tostados en una sartén sin aceite y un poco de cebollino picado o, lo que para mí es casi lo mismo, el verde de las cebolletas muy picadito. 
Cuando lo estábamos comiendo se me ocurrió añadirle en el plato un puñadito de pasas de Corinto que le dio un giro insólito, inesperado y fantástico al plato... os lo recomiendo.



¡¡ A DISFRUTAR!!


 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...